Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Zacarías 4: La visión del candelabro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El rollo que volaba

En esta visión al profeta le es dado un mensaje de condenación. Observó un rollo muy largo y ancho, del tamaño del pórtico del templo de Salomón, en el cual estaba señalada la maldición que sobrevendría sobre la tierra a causa de la maldad de sus habitantes. El rollo era excesivamente grande como para no divisarlo de lejos; visible, como sería visible la maldición que vendría sobre la tierra. En el rollo se señalaban únicamente dos males que representan toda la maldad de la tierra: el robo que atenta contra el prójimo, y el juramento en falso que también atenta contra el prójimo, con el agravante de atentar contra Dios puesto que acostumbraban hacer juramentos en el nombre de Dios, tomando así el nombre de Jehová en vano, dos acciones claramente prohibidas en la ley. El hecho de mencionar solamente estos dos males no indica de que no hubiera otros. Estos representan el rompimiento de las relaciones: nadie le robaría a un buen amigo, y ninguno que estuviera en buena relación con Dios juraría en su nombre en vano.

El castigo que el gran rollo contiene se resume en la sentencia: será excluido. La maldición entrará en la casa del ladrón y el que jura falsamente y consumirá a toda la casa. No solo él sufrirá el castigo; su descendencia también será exterminada.

La mujer dentro del efa

La maldad es personificada por una mujer sentada dentro de una caja de efa. La efa era una unidad de medida para los granos básicos. El hecho de que ella estuviera en una caja encerrada con una tapa tan pesada (plomo), es, seguramente, señal de la potestad que Dios tiene sobre la misma.

Esta visión tiene una gran importancia si tenemos en cuenta que su mensaje es la purificación de la tierra, la erradicación completa de la maldad. Esta visión guarda una relación muy estrecha con la anterior que señalaba el castigo que vendría sobre la tierra por causa de la maldad de los hombres; pero el pecado de la humanidad solo podrá ser erradicado cuando la misma fuente de maldad sea también destruida.

El ángel que presenta esta visión selló la caja con una tapa de plomo, como una señal de que el pecado no tendrá más dominio sobre la tierra; su poder ha sido anulado por el poder de Dios. Esta caja además de ser sellada será llevada lejos de Judá a la tierra de Sinar, o sea Babilonia.

Babilonia fue usada como símbolo de la maldad. En el Apocalipsis de Juan vemos también a Babilonia como símbolo de pecado. Babilonia representaba para Israel:

1) La opresión; los judíos estaban regresando de Babilonia de este oprobioso cautiverio del que fueron víctimas.

2) Inicio de la maldad, pues en su seno floreció la maldad en el tiempo de Noé y después del diluvio cuando intentaron edificar la torre de Babel.

3) Era la tierra de las más variadas religiones. El paganismo estaba tan arraigado en esa tierra, que probablemente habrían edificado un templo a la maldad como una muestra de la degradación moral que estaba sufriendo esa región.

El profeta no vacila en señalar a la corrupta Babilonia como el santuario de la maldad. Bien harían los israelitas en erradicar de su tierra todas aquellas prácticas que aprendieron en Babilonia. En una nueva nación las prácticas viejas deben quedar en el olvido para empezar una nueva vida.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La esposa de Dios

Un niño de 10 años, descalzo y temblando de frío, apuntaba a través de la vitrina de una zapatería. Una señora se acerco al niño y le

Artículo Completo

Los guerreros de la luz

Los guerreros de la luz mantienen el brillo en sus ojos. Los guerreros de la luz se reconocen por la mirada. Están en el mundo, forman parte

Artículo Completo