Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Zacarías 13: Arrepentimiento y restauración

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Zacarías 13:1 En aquel día habrá una fuente siempre corriendo para que los descendientes de David y los habitantes de Jerusalén se puedan lavar de sus pecados e impurezas.

El manantial abierto constituye un bello símbolo de limpieza del pecado a través de la unión con Cristo. Dejando atrás la época en que el manantial de agua viva fue abandonado, se purifican los recipientes del pecado (borrar su marca) y la inmundicia (impureza sexual y ritual).

Habrá un suministro eterno de misericordia, de perdón y de poder limpiador de Dios. Esta ilustración es similar a la de la corriente eterna de agua que fluye del templo. El manantial se utiliza en las Escrituras para simbolizar el perdón de Dios. Isaías 12:3 dice: «¡Sacaréis con gozo aguas de la fuente de la salvación»; y en Juan 4, Jesús habla de sí como «agua viva» que satisface por completo. ¿Tiene usted sed espiritual? Beba de la fuente, pida a Jesús que lo perdone y que le dé su salvación.

Zacarías 13:2 En esos días, dice Yavé, arrancaré del país hasta el nombre de los ídolos para que nunca más se los mencione; echaré además a los profetas con sus espíritus impuros.

La limpieza de Dios durante los años del Mesías será radical. Espíritu de inmundicia : Rara alusión en el AT al trato dispensado por Dios a los demonios. Los profetas : Los falsos profetas que continuarán manifestándose en los días del Mesías.

Zacarías 13:3 Y si alguno intenta hacerse de profeta, su padre y su madre que lo engendraron le dirán: «Mereces la muerte, porque no dices más que mentiras en nombre de Yavé. Y sus mismos padres lo traspasarán mientras profetice.

Zacarías 13:4 Entonces los profetas se avergonzarán de las visiones que contaban y no se pondrán más el manto de pieles que les daba autoridad para mentir.

Zacarías 13:5 Y se disculparán: «Yo no soy profeta; soy un campesino que trabaja la tierra desde joven.

Zacarías 13:6 Y si alguno le llega a preguntar: «¿Por qué tienes entonces esas cicatrices en tu cuerpo?», él se defenderá diciendo: «Son heridas que me hicieron mis amigos.

Este capítulo describe los días finales de la tierra como la conocemos. Para que la nueva era de Dios comience, todo mal debe abolirse.

Zacarías 13:7 Levántate, espada, contra mi pastor y contra el hombre de mi parentela, exclama Yavé de los Ejércitos.

Hiere al pastor , y serán dispersadas las ovejas : Trágico principio que se comprueba una y otra vez en la historia de la Iglesia. Jesús aplicó este versículo a sí mismo en Mateo 26:31.

Antes de su arresto, Jesús citó este versículo refiriéndose a El y a sus discípulos. Sabía de antemano que sus discípulos se dispersarían cuando lo arrestaran. La «espada» romana era el poder militar que llevó a Cristo a la muerte.

Zacarías 13:8 Hiere al pastor para que se dispersen las ovejas, que yo me encargaré de matar a los corderitos. Y en todo el país, amenaza Yavé, dos tercios serán exterminados, y sólo se salvará un tercio.

Aquí se habla de un remanente purificado: y los fundiré como se funde la plata , y los probaré como se prueba el oro .

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

2 Pedro 2: Los falsos profetas

A veces surgían falsos profetas de entre el pueblo, lo mismo que habrá entre vosotros falsos maestros, hombres que introducirán insidiosamente herejías destructivas y negarán al Señor

Artículo Completo