Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Zacarías 12: La liberación de Jerusalén

El remanente es otro tema que ocupa un lugar predominante en el pensamiento del profeta; Jehová dejará a un grupo pequeño sobre el cual se cumplirán las promesas, no por la fidelidad de ellos, más bien por la fidelidad de Dios. Malaquías 3:6 más tarde dio la razón para dejar un remanente, y es por la inmutabilidad de Dios, por su fidelidad a su propia naturaleza divina.

El papel del remanente en el plan de Dios será tan privilegiado que para su realización necesitará de una purificación, será sometido a una purificación como el oro o la plata para verificar su grado de pureza. La santidad siempre ha sido una de las demandas del Dios Santo, y si el pueblo ha de adorar a Dios deberá hacerlo en santidad. Luego de la prueba, ellos podrán elevar sus voces de clamor e invocarán el nombre de Jehová, y Jehová desde su trono responderá.

El plan de Dios para la humanidad ha sido el mismo: que los pueblos todos reconozcan la unicidad de Dios, sujetándose a su señorío. Dios con satisfacción los llamará pueblo mío.

El hombre fue creado para adorar a Dios; en vez de ello, se envaneció, queriendo ser igual a Dios; se hundió en el pecado con una mente reprobada y con actitudes que están en total rebeldía contra el Creador. El castigo lo recibirá por su maldad. Solo en la cruz del Calvario, donde la sangre del Cordero de Dios se derramó para eterna redención, la humanidad encontrará consuelo, y el plan de Dios se cumplirá a cabalidad. Entonces el redimido alzará su voz con júbilo y proclamará la gloria de Dios.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.