Zacarías 12: La liberación de Jerusalén

Zacarías 12:11 En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadad-rimón[h] en el valle de Meguido.[i]

Zacarías 12:12 Esta tierra se lamentará, familia por familia; la familia de la casa de David por su lado, y sus mujeres aparte; la familia de la casa de Natán[j] por su lado, y sus mujeres aparte;

Zacarías 12:13 la familia de la casa de Leví por su lado, y sus mujeres aparte; la familia de Simei[k] por su lado, y sus mujeres aparte;

Zacarías 12:14 y así todas las otras familias, cada una por su lado, y sus mujeres aparte».

Estos versículos muestran la gran aflicción futura del pueblo escogido por haber traspasado al mismo Dios (mirarán a mí , a quien traspasaron). La alusión a Isaías 53 es obvia; se refiere a un suceso futuro en la vida del Mesías y coincide con muchas de las cosas que dice Ezequiel 36. Juan aplica este pasaje directamente a Jesucristo en el momento de su crucifixión.

Al final, toda la gente se dará cuenta de que Jesús, el hombre al que traspasaron y murió, era en verdad el Mesías. Habrá un despertar y un avivamiento. El Mesías crucificado se revelará claramente.

Poderío de Israel entre las naciones

Los últimos tres capítulos del libro de Zacarías contienen una serie de mensajes que se caracterizan por la expresión en aquel día. Constituyen una sección especial sobre el pensamiento escatológico del profeta.

Nuevamente la palabra profecía es usada para dar al mensaje la solemnidad que merece, para introducir la palabra de Jehová acerca de Israel. En los primeros ocho capítulos el interés estuvo enfocado en la reconstrucción del templo; luego, en los capítulos 9-11 tenemos una serie de castigos con un énfasis especial en los pastores inútiles que no cumplieron con su ministerio de guiar al pueblo de Dios. En estos tres últimos capítulos el tema es la restauración espiritual del pueblo; una restauración que combina lo presente con lo escatológico.

El profeta, antes de presentar la magnitud de la obra que Dios hará, presenta al Dios que ejecutará la obra como el Dios que extiende los cielos. Los cielos siempre fueron un enigma para las culturas antiguas; la astrología atraía a multitudes que deseaban conocer más de su futuro, pero los cielos mismos fueron creados por Dios y solo él conoce sus misterios. Los cimientos de la tierra y la tierra que es lo visible encuentran también su seguridad en Dios. Pero el argumento más elevado que presenta es que Dios es el que forma el espíritu del hombre, el hombre no es producto de una evolución casual. Cada hombre nace bajo la voluntad y la bendición de Dios, nace con la imagen de Dios mismo.

La restauración de Israel será un acto soberano y poderoso de un Dios grande. ¿Quién es Jehová? Es el que extiende los cielos, lo inalcanzable, lo grande, lo indescriptible en belleza; es el que da firmeza y solidez a la tierra, la cual no será removida por voluntad humana; es el Dios que creó al hombre como corona de su creación, y lo puso como mayordomo de lo creado.

El versículo 2 dice cómo Jerusalén, la ciudad pisoteada, ya no será más avergonzada; resurgirá con poder, y muchos de sus enemigos la verán y temerán. La copa de vértigo, la copa de la ira que hará temblar a los pueblos, será una copa de justicia en las manos de Jehová como lo presenta Job_75:8-10. Los poderosos serán quebrantados, ninguno de ellos escapará de la ira de Dios. Jerusalén será piedra pesada que despedazará a todo aquel que intentare atacarla.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…