Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Zacarías 10: Jehová redimirá a su pueblo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Zacarías 10:7 Será Efraín como valiente y se alegrará su corazón como con el vino; sus hijos lo verán y también se alegrarán, su corazón se gozará en Jehová.

Zacarías 10:8 »Yo los llamaré con un silbido y los reuniré, porque los he redimido; serán multiplicados tanto como lo fueron antes.

Zacarías 10:9 Pero yo los esparciré entre los pueblos, y aun en lejanos países se acordarán de mí; vivirán con sus hijos y volverán.[h]

Aunque el pueblo del pacto sea esparcido entre las naciones, Dios promete que volverán . Esta profecía se cumplió parcialmente en los días de Zacarías con el retorno de los exiliados de Babilonia. Pero su consumación final ocurrirá en la Nueva Jerusalén, donde no solamente los judíos, sino todos los pueblos, adorarán a Dios.

Zacarías 10:10 Porque yo los traeré de la tierra de Egipto y los recogeré de Asiria; los traeré a la tierra de Galaad y del Líbano, y no les bastará.[i]

Zacarías 10:11 La tribulación pasará por el mar:[j] él herirá en el mar las ondas y se secarán todas las profundidades del río.

La soberbia de Asiria será derribada y se perderá el cetro de Egipto.

Zacarías 10:12 Yo los fortaleceré en Jehová, y caminarán en mi nombre, dice Jehová».

Jehová vindicará a su pueblo

Los versículos 1 y 2 sirven de preámbulo al mensaje de ánimo y consuelo. La influencia de la idolatría en el pueblo era palpable; en muchas ocasiones se vieron arrastrados por creencias paganas, pidiendo lluvia a los dioses domésticos, o terafines, en vez de hacerlo al Creador. Desde que los israelitas ingresaron a la tierra prometida se vieron acosados por las creencias paganas de los cananeos que habitaban la tierra antes que ellos. Estos eran agricultores que habían labrado la tierra por muchas generaciones, y que mezclaban sus creencias religiosas con las técnicas de la agricultura. Si las cosechas no eran buenas, si la lluvia no caía a tiempo o era escasa, acudían a los terafines; esto llegó a ser una tentación permanente para Israel, quien llegó a tributar adoración a estos dioses domésticos y a demandar de ellos condiciones favorables para una cosecha abundante.

El pueblo de Israel tenía poco tiempo de haber regresado y vivía en una situación precaria, pues la ciudad se encontraba en una ruina total; pero lo más trágico era la pérdida de fe. El reto del profeta al pueblo era una renovación de su fe, que volvieran nuevamente su mirada al Creador que tiene dominio sobre los fenómenos naturales. ¡Pedid a Jehová la lluvia de la estación tardía! La lluvia tardía tenía un efecto multiplicador; se producía en los meses de marzo y abril, y servía para madurar el grano; su llegada era casi milagrosa. Por esto el profeta invita al pueblo con exclamación a que se acerquen a Dios para pedir lo que es imposible para el hombre. El sustento del hombre proviene de Dios, y no de los terafines.

Una de las razones por las que el pueblo se había desviado de su fe era que los pastores no habían cumplido con su misión de alimentar al rebaño para fortalecer su fe; les habían cedido el lugar a los falsos profetas y adivinos que sí influyeron en la vida del pueblo.

Siempre que escasea la palabra de verdad abundan los engañadores, pregonando sus mentiras como verdaderas revelaciones de Dios. Los adivinos, los falsos profetas y otros tantos que predicen bienestar y un futuro promisorio fuera de la revelación de Dios no hacen otra cosa sino mentir, engañar al pueblo, que a falta de una verdadera autoridad espiritual va tras las falsas doctrinas.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Buenos días, soy Dios

El día de hoy me encargaré de tus problemas. Por favor, recuerda que no necesito de tu ayuda. Si de casualidad te encuentras en una situación que

Artículo Completo

Salmo 150: Sinfonía Final

Salmo 150:1 ¡Aleluya! Alabad a Dios en su santuario; alabadle en su majestuoso firmamento. Este versículo nos instruye sobre dónde alabar a Dios: dentro y fuera del

Artículo Completo

El jardín

Paseaba un rey un día disfrutando de su precioso jardín, descubrió preocupado que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo, entonces decidió investigar los motivos: —

Artículo Completo