Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Zacarías 10: Jehová redimirá a su pueblo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Zacarías 10:1 Jehová redimirá a su pueblo. Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante y hierba verde en el campo a cada uno.[a]

Zacarías recuerda a Judá que Dios tiene poder sobre la lluvia, aun en la estación tardía (la primavera), cuando uno asume que habrá suficiente lluvia. Desde el punto de vista espiritual, solamente Dios puede enviar suficientes bendiciones y poder para hacernos madurar en Cristo. Debemos pedir sus bendiciones y no solamente darlas por sentado.

Cuán a menudo creamos ídolos del dinero, del poder, de la fama o del éxito y luego esperamos que nos den felicidad y seguridad. Sin embargo, estos ídolos no pueden proporcionar lo que necesitamos, de la misma forma que una imagen de piedra no puede hacer llover. ¡Cuán tonto resulta confiar en los ídolos! En vez de eso, confíe en las promesas de Dios para su futuro.

Zacarías 10:2 Porque los ídolos han dado vanos oráculos y los adivinos han visto mentira,[b] predicen sueños vanos y vano es su consuelo. Por eso el pueblo vaga como un rebaño y sufre porque no tiene pastor.[c]

Zacarías 10:3 «Contra los pastores se ha encendido mi enojo,[d] y castigaré a los jefes». Pero Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra.

Esto se refiere al juicio de Dios contra líderes pasados y presentes de Judá y el futuro papel del Mesías como buen pastor, incluyendo el efecto restaurador que ello tendrá. De nuevo, este pasaje se entiende mejor desde la perspectiva mesiánica y apocalíptica.

Los líderes, que deben ser pastores para el pueblo, son presentados como jefes , a los que Dios castigará.

Zacarías 10:4 De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de guerra, de él también todos los jefes.[e]

El Mesías es la piedra angular . . . la clavija de que penden los destinos de la humanidad, el arco de guerra que conquista, el apremiador que reina.

La profecía de Zacarías, más de quinientos años antes de la primera venida de Cristo, lo llamó «la piedra angular», «la clavija», «arco» que gana la batalla y «apremiador» que es un hombre de acción; Este Mesías sería fuerte, estable, victorioso y confiable, todo esto al mismo tiempo. La solución a los problemas de Israel. Solo mediante el Mesías se cumplirán todas las promesas para el pueblo de Dios.

Zacarías 10:5 Serán[f] como valientes que en la batalla pisotean al enemigo en el lodo de las calles; pelearán, porque Jehová estará con ellos, y los que cabalgan en caballos serán avergonzados.

Zacarías 10:6 «Yo fortaleceré la casa de Judá y guardaré la casa de José.[g] Los haré volver, porque de ellos tendré piedad; serán como si no los hubiera desechado, porque yo soy Jehová, su Dios, y los oiré.

La «casa de Judá» se refiere al reino del sur y «la casa de José» al reino del norte. Efraín era la tribu más destacada en el reino del norte, llevaba el nombre del hijo de José. Algún día Dios unirá a su pueblo. Este versículo nos habla acerca de la reunificación de los judíos. Esta era una idea sorprendente: el pueblo del reino del norte se diluyó tanto entre otras culturas después del cautiverio, que la reunificación no sería posible por esfuerzo humano sino solo por Dios.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cristianismo e Historia

Justo González– Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Lucas 2.1 Desde sus mismos orígenes,

Artículo Completo