Vivir como las flores

Vivir como las flores

Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto?.. Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

— ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

— Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

— Pon atención a esas flores –continuó el maestro–, señalando unos lirios que crecían en el jardín.

Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse… Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Ésto, es vivir como las flores.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

El Cumplimiento del Tiempo

El Cumplimiento del Tiempo

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley. Gálatas 4. 4 Los primeros cristianos —Pablo entre ellos— no creían que el tiempo y

Seguir Leyendo »

Hechos 6: Los primeros obreros

Por aquel entonces, como el número de los creyentes no dejaba de crecer, los judíos de cultura griega se quejaron de los judíos de Palestina, porque decían que descuidaban a sus viudas en la

Seguir Leyendo »

La batalla y el confesionario

La batalla había sido dura. El enemigo había usado de toda su artillería. Él joven soldado, se miraba una y otra vez. Su uniforme, que cuando abandonó el acuartelamiento militar, parecía más el traje

Seguir Leyendo »