Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Vivir como las flores..

Hastiado e inconforme de vivir en medio de tanta maldad e hipocresía quise descubrir el modo de vivir sin molestarme por esta situación. Sin pensarlo mucho inicié mi vida de casi hermitaño. Un buen día dejé saber mi preocupación al Gran Maestro.

— ¿Qué debo hacer para no quedarme molesto?… Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

— ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

— Y ¿de qué manera puedo vivir como las flores?

— Pon atención a esas flores –continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse… Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera. Perfuma la vida de los demás haciendo el bien. Ésto, es vivir como las flores.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.