Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Vendedor de Plumas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se cuenta de un comisionista que se dedicaba a la venta de plumas de fuente. Se acercó a un pequeño comerciante y le rogó que le comprara sus plumas. El comerciante le dijo:

— No puedo comprarle por ahora, pues tengo plumas.

— Pero éstas, – contestó el comisionista -, son de una marca especial, son excelentes. Cómpreme siquiera una docena.

Tanto insistió el agente vendedor que el tendero le dijo:

— Póngame una docena de esas plumas.

Cuando el vendedor comenzó a escribir la factura, el comerciante que era un hombre listo y observador, notó que la factura se escribía con una marca de pluma distinta a la que le ofrecía en venta.

— Cancele la factura – dijo el comerciante –, pues no deben ser muy buenas sus plumas cuando usted mismo no las usa.

Las Plumas que tratas de vender como Cristiano, ¿Son de la Marca que usas o eres de los cristianos que predican la moral en calzoncillos?

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La vida con Amor

La justicia con Amor te hace justo, sin Amor te hace duro. La amabilidad con Amor te hace agradecido, sin Amor te hace hipócrita. La inteligencia con

Artículo Completo

Jesucristo

Jesucristo: De tal manera ama al mundo que día a día se entrega para que todo el que en Él cree no se pierda sino que tenga

Artículo Completo

Agradecer la vida

Ante toda etapa que concluye, ante toda tarea cumplida, se impone un grato sentimiento de bienestar y, por qué no, de gratitud: la vida fluye y nos

Artículo Completo

La palabra no es el hecho

A Facundo Cabral nunca lo conocí, aunque sí tuvimos un encuentro en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico, cuando los años no habían pasado, previo

Artículo Completo