Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hagamos que nuestra vida valga la pena

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hay momentos que sentimos que todo está mal, que nuestras vidas se hunden en un abismo tan profundo, que no se alcanza a ver ni un pequeño resquicio por el que pase la luz.

En esos momentos debemos de tomar todo nuestro amor, nuestro coraje, nuestros sentimientos, nuestra fuerza y luchar por salir adelante.

Muchas veces nos hemos preguntado si vale la pena levantarnos de nuevo, y solo puedo contestar una cosa: Hagamos que nuestra vida valga la pena!

Vale la pena sufrir, porque he aprendido a amar con todo el corazón.  Vale la pena estar en la oscuridad y caer hasta lo más profundo, porque ya no puedo ir más hacia abajo, de ahí en adelante todo va a ser hacia arriba hasta que vea la luz.   Vale la pena entregar todo, porque cada sonrisa y lágrima son sinceras.  Vale la pena agachar la cabeza y bajar las manos, porque al levantarlas seré más fuerte de corazón.  Vale la pena una lágrima, porque es el filtro de mis sentimientos, a través de ella me reconozco frágil y me muestro tal cual soy.  Vale la pena cometer errores, porque me da mayor experiencia y objetividad.  Vale la pena volver a levantar la cabeza, porque una sola mirada puede llenar ese espacio vacío.  Vale la pena volver a sonreír, porque eso demuestra que he aprendido algo más.  Vale la pena acordarme de todas las cosas malas que me han pasado, porque ellas forjaron lo que soy el día de hoy.   Vale la pena vivir, porque cada minuto que pasa es una oportunidad para volver a empezar.

Todo esto son solo palabras, letras entrelazadas con el único fin de dar una idea. Lo demás, depende de cada uno de nosotros.  Dejemos que nuestras acciones hablen por nosotros. Hagamos que nuestra vida valga la pena.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Isaías 10: Injusticia

Isaías 10:1 ¡Ay de los que dictan leyes injustas y prescriben tiranía, No podrá ser obviado el juicio de Dios. El pecado y la injusticia social son

Artículo Completo

Hechos 2: El aliento de Dios

Todos los creyentes se habían reunido para pasar juntos el día de Pentecostés. De repente vino del cielo un estruendo como si se hubiera desencadenado una gran

Artículo Completo

Manos que oran

En el siglo 15, en un pueblito cerca de Nuremberg, Alemania, vivió una familia de 18 hijos. ¡Dieciocho! Para simplemente mantener comida sobre la mesa para esta

Artículo Completo

La pelea de los peregrinos.

Cuatro peregrinos de distintos países estaban llevando a cabo una peregrinación. Vivían de la caridad pública y, con un poco de dinero que les dio una persona

Artículo Completo