Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una sonrisa de terapia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Visitando una leproserí­a en una isla del Pací­fico me sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que habí­a conservado unos ojos claros y luminosos que aún sabí­an sonreí­r y que siempre decí­a «gracias» cuando le ofrecí­an algo. Entre tantos «cadáveres» ambulantes, sólo aquel hombre se conservaba humano.

Cuando pregunté qué era lo que mantení­a a este pobre leproso tan unido a la vida, me dijeron lo observara por las mañanas. Y vi que, apenas amanecí­a, aquel hombre acudí­a al patio que rodeaba la leproserí­a y se sentaba enfrente del alto muro de cemento que la rodeaba.

Y allí­ esperaba… esperaba… hasta que, a media mañana, tras el muro, aparecí­a durante unos cuantos segundos otro rostro, una bella mujer que se paraba al frente y le sonreí­a con una hermosa y amplia sonrisa.

Entonces el hombre comulgaba con esa sonrisa y sonreí­a él también. Luego la mujer desaparecí­a y el hombre, iluminado, tení­a ya alimento para seguir soportando una nueva jornada y para esperar a que, al dí­a siguiente, regresara el rostro sonriente. Era su mujer.

Cuando lo arrancaron de su pueblo y lo trasladaron a la leproserí­a, la mujer lo siguió, y se instaló a vivir en el pueblo más cercano a la leproserí­a. Y todos los dí­as acudí­a para continuar expresándole su amor.

«Al verla cada dí­a – me dijo el enfermo – sé que todaví­a vivo.»

Muchos viven gracias a tu sonrisa, a tus palabras, a tu esperanza, a las migas de cariño que les puedas dar. No bajes los brazos. No dejes de sonreí­r y de tratar bien a los demás.[/private]

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jesús se ha disfrazado

El abad de un monasterio se hallaba muy preocupado. Años atrás, su monasterio había visto tiempos de esplendor. Sus celdas habían estado repletas de jóvenes

Artículo Completo

Providencia Divina

Se hallaba un pastor sentado en su escritorio junto a la ventana, preparando un sermón sobre la Providencia Divina. De pronto oyó algo como una

Artículo Completo

El zapatero pobre

Un día bajó el Señor a la tierra en forma de mendigo y se acercó a casa del zapatero y le dijo: -»Hermano, hace tiempo

Artículo Completo

Milagro en el Rí­o Kwai

En la segunda guerra mundial, los soldados escoceses fueron forzados por sus captores japoneses trabajar en los rieles del ferrocarril en la selva. Por el

Artículo Completo