Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Una mujer muy sabia

Una mujer muy sabia se despertó un mañana, se miro al espejo, y notó que tenía solamente tres cabellos en su cabeza. ‘Hmmm’ pensó, ‘Creo que hoy me voy a hacer una trenza’. Así lo hizo y pasó un día maravilloso.

El siguiente día se despertó, se miró al espejo y vio que tenía solamente dos cabellos en su cabeza. ‘Hmmm’ dijo, ‘Creo que hoy me peinaré de raya en medio’ Así lo hizo y pasó un día grandioso.

El siguiente día cuando despertó, se miró al espejo y notó que solamente le quedaba un cabello en su cabeza. ‘Bueno’ dijo, ‘ahora me voy a hacer una cola de caballo.’ Así lo hizo, y tuvo un día muy, muy divertido.

A la mañana siguiente cuando despertó, corrió al espejo y enseguida notó que no le quedaba un solo cabello en la cabeza. ‘Qué bien!’ Exclamó. ‘Hoy no voy a tener que peinarme!’

Tu actitud es todo.  Siempre se bondadoso, porque cada persona que te encuentres está peleando alguna clase de batalla.  La vida no es esperar a que la tormenta pase… ni es abrir el paraguas para que todo resbale…  Es aprender a bailar bajo la lluvia.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.