Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una mera coincidencia…

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un misionero en Africa iba de camino a un pueblo cuando llegó a un estrecho y turbulento rí­o que habí­a sufrido una crecida. Todos los puentes habí­an sido arrastrados por las aguas. Necesitando desesperadamente pasar al otro lado, se puso de rodillas y le pidió a Dios que le abriese un camino. Justo entonces oyó un estruendo. Un enorme árbol, con las raí­ces minadas por las aguas embravecidas, habí­a caí­do precisamente a través de la corriente

Dio gracias a Dios por haber respondido su oración. Creyó que habí­a visto un milagro. Pero, ¿qué habrí­a sucedido?  si hubiese contado esta historia a un grupo de incrédulos? Probablemente le habrí­an dicho que la caí­da del árbol era un acontecimiento natural, y que el momento en que cayó fue una mera coincidencia.

Estoy convencido de que la caí­da de este árbol fue una respuesta a la oración. Dios responde nuestras peticiones a menudo de una manera que sólo los que tienen perspicacia espiritual pueden ver su mano.

Considera a Nehemí­as. De pie delante del rey, oró silenciosamente. Poco después, dejó la presencia del monarca con todo lo que necesitaba para reconstruir las murallas de Jerusalén y ayudar a los judí­os que habí­an regresado allá.

Ningún milagro patente. Sólo que el rey estaba sorprendentemente dispuesto a ayudar y lleno de generosidad. ¿Quién influyó sobre él? Dios. ¿Por qué? porque Nehemí­as oró.

Dios da la respuesta a nuestras oraciones. Así­ que, ¡sigue orando!

Lo Oración mueve la mano que mueve al mundo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jesús habla al joven rico

Así que salió para ponerse en camino, se le acerco entonces un hom­bre joven y arrodillado a sus pies, le dijo: Maestro bueno, ¿qué obras buenas debo

Artículo Completo

Salmo 84

Sal 84:1  Para el director del coro; sobre Gitit. Salmo de los hijos de Coré. ¡Cuán preciosas son tus moradas, oh SEÑOR de los ejércitos! Sal 84:2 

Artículo Completo

La mariposa y la flor

Cierta vez, un hombre pidió a Dios una flor y una mariposa. Pero Dios le dio un cactus y una oruga. El hombre quedó triste, pues no

Artículo Completo

Nehemías 12: Sacerdotes y levitas

Nehemías 12:1 Sacerdotes y levitas[a] Estos son los sacerdotes y levitas que subieron con Zorobabel hijo de Salatiel, y con Jesúa: Seraías, Jeremías, Esdras,[b] Nehemías 12:2 Amarías,

Artículo Completo