Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un suave estruendo

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Había una vez un hombre que desafió a Dios para ver si de Él recibía alguna respuesta.

«¡Dios, arde la zarza como hiciste con Moisés y te seguiré! ¡Derrumba las paredes como hiciste con Josué y pelearé! ¡Calma la tempestad como hiciste en Galilea y te escucharé!» Y así el hombre fue y se sentó cerca de un arbusto, al lado de una pared levantada muy cerca del mar y esperó a que Dios le contestase.

Y Dios escuchó al hombre, así que le respondió. Envió fuego, pero no para el arbusto, sino para la Iglesia. Derrumbó una pared, pero no de ladrillo, sino de pecado. Calmó la tempestad, pero no en el mar, sino en el alma. Y Dios esperó a que el hombre le contestase.

Y esperó… Y esperó… Y esperó…

Pero como el hombre estaba prestando atención a arbustos, no a corazones; a ladrillos, no a vidas; a mares y no a almas, pensó que Dios no había hecho nada.

Finalmente miró a Dios y le preguntó, «¿Has perdido tu poder?»

Y Dios lo miró y le respondió, «¿Has perdido el oído?»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un Ferrari rojo

Un joven muchacho estaba a punto de graduarse en la universidad. Hacía muchos meses que admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos,

Artículo Completo

Vivir como las flores

Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto?.. Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas

Artículo Completo

El amor y los milagros

Padre Eusebio Gómez Navarro- La vida está llena de milagros. Más aún, la vida es para hacer milagros. El amor lo puede todo: hace ligeras

Artículo Completo

Camino al amor

Dijo el filósofo a su amigo, hablando tal vez del eterno dilema que día a día agobia aún a los más sabios: — No sabemos

Artículo Completo