Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un suave estruendo

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Había una vez un hombre que desafió a Dios para ver si de Él recibía alguna respuesta.

«¡Dios, arde la zarza como hiciste con Moisés y te seguiré! ¡Derrumba las paredes como hiciste con Josué y pelearé! ¡Calma la tempestad como hiciste en Galilea y te escucharé!» Y así el hombre fue y se sentó cerca de un arbusto, al lado de una pared levantada muy cerca del mar y esperó a que Dios le contestase.

Y Dios escuchó al hombre, así que le respondió. Envió fuego, pero no para el arbusto, sino para la Iglesia. Derrumbó una pared, pero no de ladrillo, sino de pecado. Calmó la tempestad, pero no en el mar, sino en el alma. Y Dios esperó a que el hombre le contestase.

Y esperó… Y esperó… Y esperó…

Pero como el hombre estaba prestando atención a arbustos, no a corazones; a ladrillos, no a vidas; a mares y no a almas, pensó que Dios no había hecho nada.

Finalmente miró a Dios y le preguntó, «¿Has perdido tu poder?»

Y Dios lo miró y le respondió, «¿Has perdido el oído?»

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Peregrino

—Que dirección tomaste peregrino? —Vengo por las sendas de la Ley, Hermano. —Por cuantas encrucijadas has pasado? —Cinco veces tuve que detenerme para descubrir hacia

Artículo Completo

La verdad

Esta es la historia de un hombre que estaba obsesionado por encontrar a la verdad. Un día, abandonó su casa y su pueblo, y emprendió

Artículo Completo

La cuerda de la vida

Cuentan que un alpinista desesperado por conquistar el Aconcagua, inició su travesía después de años de preparación. Pero quería la gloria para él solo, por

Artículo Completo