Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un suave estruendo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Había una vez un hombre que desafió a Dios para ver si de Él recibía alguna respuesta.

«¡Dios, arde la zarza como hiciste con Moisés y te seguiré! ¡Derrumba las paredes como hiciste con Josué y pelearé! ¡Calma la tempestad como hiciste en Galilea y te escucharé!» Y así el hombre fue y se sentó cerca de un arbusto, al lado de una pared levantada muy cerca del mar y esperó a que Dios le contestase.

Y Dios escuchó al hombre, así que le respondió. Envió fuego, pero no para el arbusto, sino para la Iglesia. Derrumbó una pared, pero no de ladrillo, sino de pecado. Calmó la tempestad, pero no en el mar, sino en el alma. Y Dios esperó a que el hombre le contestase.

Y esperó… Y esperó… Y esperó…

Pero como el hombre estaba prestando atención a arbustos, no a corazones; a ladrillos, no a vidas; a mares y no a almas, pensó que Dios no había hecho nada.

Finalmente miró a Dios y le preguntó, «¿Has perdido tu poder?»

Y Dios lo miró y le respondió, «¿Has perdido el oído?»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Mi Refugio

Ir a buscar comida al fiado nunca fue ni será jamás algo cómodo. Por el contrario, en algunos casos despierta vergüenza. Al fin y al cabo se

Artículo Completo

Dios, ¿eres real?

Dios, ¿eres real? –susurró el niño. Durante mucho tiempo, a su pequeña edad, había comenzado a preguntarse el por qué de las cosas. A cada momento le

Artículo Completo

La Respuesta es sí

Hace poco alguien llamó a nuestra oficina. Yo fui quien cogió el auricular. «¿Es La Casa del Mofongo Italiano?» –un restaurante al cual le diseñamos su página

Artículo Completo

La mentira

«Yo tenía 16 años y estaba viviendo con mis padres a 18 millas de la ciudad, en medio de plantaciones de azúcar. Estábamos bien al interior del

Artículo Completo