Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un reto para el Dios de lo imposible

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Se dice que en la ciudad alemana de Hanover está el sepulcro de una condesa que negaba la existencia de Dios y se reía de la idea que existiera la resurrección.

Para indicar su desprecio por el cristianismo, ordenó a sus súbditos que cuando muriera se hiciera su tumba de solida mampostería cubierta de grandes piedras unidas por grapas de acero.

Sobre esa tumba se grabaron las palabras de desafío que decían «Está tumba estará cerrada por siempre».

Un día una semilla cayó en una de las grietas del sepulcro, y pronto comenzó a crecer una pequeña planta. Luego, como si la naturaleza se quisiera burlar del orgullo descrito en la tumba, aquella pequeña planta creció frondosa y poco a poco las raíces fueron penetrando por debajo de los sólidos bloques de piedra, levantándolos y sacándolos de su lugar.

Aunque apenas han pasado algunas generaciones desde que aquel sepulcro fue sellado, solo bastó una pequeña semilla para que el poder de Dios se glorificara sobre aquellas palabras inscritas allí.

«Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.» 1 Corintios 1:18

Tener fe en Jesucristo es creer y confiar fielmente en todo aquello que parezca humanamente ilógico. Creer en la existencia de la salvación, la vida eterna, un cielo y tierra nueva. Saber que él está con nosotros todos los días de nuestras vidas hasta el final de este mundo y que nunca nos dejará avergonzados.

Es esperanzador saber que la confianza que hemos puesto en Jesucristo nos abriga con el poder de su palabra. Sigue adelante no desistas.
Aferra tu confianza en Jesucristo como aquella pequeña semilla, aunque para los demás parezca locura, es poder de Dios que nos trae salvación.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El nacimiento de Juan

Al cumplirse el tiempo en que Isabel debía dar a luz, tuvo un hijo. Sus vecinos y parientes fueron a felicitarla cuando supieron que el

Artículo Completo

La estampita

Era pequeño para entender nada.¡Si no sabía hablar, qué iba a entender! De repente, recibía un albor de luz que se colaba por entre las

Artículo Completo

Invierno

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio desolado que

Artículo Completo