Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un hombre triste

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Había una vez un muchacho que vivía en una casa grande sobre una colina. Amaba a los perros y a los caballos, los autos deportivos y la música. Trepaba a los árboles e iba a nadar, jugaba al fútbol y admiraba a las chicas guapas. De no ser porque debía limpiar y ordenar su habitación, su vida era agradable.

Un día el joven le dijo a Dios:

— He estado pensando y ya sé que quiero para mí cuando sea mayor.

— ¿Que es lo que deseas?

— Quiero vivir en una mansión con un gran balcón y un jardín en la parte de atrás, y tener dos perros San Bernardo.

Deseo casarme con una mujer alta, muy hermosa y buena, que tenga una larga cabellera negra y ojos azules, que toque la guitarra y cante con voz alta y clara. Quiero tres hijos varones, fuertes, para jugar con ellos al fútbol. Cuando crezcan, uno será un gran científico, otro será político y el menor será un atleta profesional. Quiero ser un aventurero que surque los vastos océanos, que escale altas montañas y que rescate personas. Quiero conducir un Ferrari rojo, y nunca tener que limpiar y ordenar mi casa”.

— Es un sueno agradable –dijo Dios. Quiero que seas feliz.

Un día, cuando jugaba al fútbol, el chico se lastimó una rodilla. Después de eso ya no pudo escalar altas montañas, grandes, y mucho menos surcar los vastos océanos. Así, sin ni siquiera trepar árboles, estudió mercadotecnia y puso un negocio de artículos médicos. Se casó con una muchacha que era muy hermosa y buena, de una larga cabellera negra. Pero era de corta estatura, no alta, y tenía ojos castaños, no azules. No sabía tocar la guitarra, ni cantar. Pero preparaba deliciosas comidas chinas, y pintaba magníficos cuadros de aves, y cocinaba aves sazonadas con exóticas especias.

A causa de su negocio, el hombre vivía en la ciudad, en un apartamento situado en lo alto de un elevado edificio, desde el que se dominaba el océano azul y las titilantes luces de la urbe. No contaba espacio para dos San Bernardo, pero era dueño de un gato esponjado.

Tenía tres hijas, todas muy hermosas. La más joven, que debía usar silla de ruedas, era la más agraciada. Las tres querían mucho a su padre. No jugaban al fútbol con él, pero a veces iban al parque y correteaban lanzando un disco de plástico… Excepto la pequeña, que se sentaba bajo un árbol y rasgueaba melodiosos acordes en su guitarra, entonando canciones encantadoras e inolvidables.

Ganaba suficiente dinero para vivir con comodidad, pero no conducía un Ferrari rojo. En ocasiones tenía que recoger cosas en su casa, incluso cosas que no eran suyas, y ponerlas en su lugar. Después de todo, tenía tres hijas.

El hombre se despertó una mañana y recordó su viejo sueño.

— Estoy muy triste, le confió a su mejor amigo.

— ¿Por qué?

— Porque soñé casarme con una mujer alta, de cabello negro y ojos azules, que supiera tocar la guitarra y cantar. Mi esposa no toca ni canta, tiene los ojos castaños y no es muy alta.

— Tu esposa es muy hermosa y buena. Crea cuadros maravillosos y sabe cocinar delicias.

Pero el hombre no lo escuchaba.

— Estoy muy triste, le confesó a su esposa un día.

— ¿Por qué?

— Porque soñé vivir en una mansión con balcón y un jardín en la parte de atrás, y que tendría dos San Bernardo. En lugar de eso, vivo en un apartamento en el piso 47.

— Nuestro apartamento es cómodo y podemos ver el océano desde el sillón de la sala. Tenemos amor, pinturas de aves y un gato esponjado… por no mencionar a nuestras tres hermosas hijas.

Pero el hombre no la escuchaba.

— Estoy muy triste, le dijo en otra ocasión, en una de sus visitas, a su psicoterapeuta.

— ¿Por qué razón?

— Porque soñé ser un gran aventurero. En vez de ello, soy un empresario calvo, con la rodilla lesionada.

— Los artículos médicos que usted vende han salvado muchas vidas.

Pero el hombre no lo escuchaba. Así que el terapeuta le cobró $110.00 y lo mandó a casa.

— Estoy muy triste, le dijo a su contador.

— ¿Por qué?

— Porque soñé conducir un Ferrari rojo y que nunca tendría que ordenar mis cosas. En vez de ello, utilizo el transporte público, y a veces tengo que ocuparme de los quehaceres de la casa.

— Usted viste trajes de calidad, come en buenos restaurantes y ha viajado por todo Europa, le señaló el contador.

Pero el hombre no le escuchaba. Soñaba con un Ferrari rojo para sí mismo.

— Estoy muy triste, le comunicó a su ministro.

— ¿Por qué?

— Porque soñé tener tres hijos varones: un gran científico, un político y un atleta profesional. Ahora tengo tres hijas y la menor ni siquiera puede caminar.

— Pero todas son hermosas e inteligentes, afirmó el ministro. Te quieren mucho y además, han sabido aprovechar la vida. Una es enfermera, otra es pintora, y la más joven da clases de música a los niños.

Pero el hombre no escuchaba.

Se puso tan melancólico que enfermó de gravedad. Yacía postrado en una blanca habitación del hospital, rodeado de enfermeras. Varios cables y mangueras conectaban su cuerpo a máquinas parpadeantes que alguna vez el mismo le había vendido al hospital. Estaba triste, muy triste. Su familia, sus amigos y su ministro se reunían alrededor de su cama. Ellos también estaban profundamente afligidos. Sólo su terapeuta y su contador seguían felices.
Y sucedió que una noche, cuando todos se habían ido a casa, salvo las enfermeras, el hombre le dijo a Dios:

— ¿Recuerdas cuando era joven y te hablé de las cosas que deseaba?

— Sí. Fue un sueño maravilloso.

— ¿Por qué no me otorgaste todo eso?

— Pude haberlo hecho. Pero quise sorprenderte con cosas que no habías soñado. Supongo que has reparado en lo que te he concedido: una esposa hermosa y buena, un buen negocio, un lugar agradable para vivir, tres adorables hijas. Es uno de los mejores paquetes que he preparado.

— Sí, lo interrumpió el hombre, pero yo creí que me darías lo que realmente deseaba.

— Y yo pensé que tú me darías lo que yo quería, repuso Dios.

— ¿Y qué es lo que deseabas?, quiso saber el hombre. Nunca se le había ocurrido que Dios necesitara algo.

— Quería que fueras feliz con lo que te había dado, explicó Dios.

El hombre se quedó despierto toda la noche, pensando. Decidió soñar que lo que más anhelaba era precisamente lo que ya tenía.

Y el hombre se alivió y vivió feliz en el piso 47, disfrutando de las hermosas voces de sus hijas, de los profundos ojos castaños de su esposa y de las bellísimas pinturas de aves de esta. Y por las noches contemplaba el océano y miraba con satisfacción las titilantes luces de la ciudad, una a una.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dios existe

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba, como es costumbre. En estos casos entabló una amena conversación con la persona

Artículo Completo

La Vida Religiosa

Los primeros cristianos no creían pertenecer a una nueva religión. Ellos habían sido judíos toda su vida, y continuaban siéndolo. Esto es cierto, no sólo de Pedro

Artículo Completo

Vale la pena pensar

De vez en cuando es bueno parar y pensar. Vale la pena pensar en esto: A largo plazo, forjamos nuestras vidas y nos damos forma a nosotros

Artículo Completo