Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un helado para el alma

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

La semana pasada llevé a mis niños a un restaurante. Mi hijo de 6 años de edad preguntó si podía dar las gracias. Cuando inclinamos nuestras cabezas el dijo: «Dios es bueno, Dios es grande. Gracias por los alimentos, yo estaría aún más agradecido si Mamá nos diese helado para el postre. Libertad y Justicia para todos. Amén»

Junto con las risas de los clientes que estaban cerca, escuché a una señora comentar: «Eso es lo que está mal en este país, los niños de hoy en día no saben cómo orar, pedir a Dios helado… ¡Nunca había escuchado esto antes!» Al oír esto, mi hijo empezó a llorar y me preguntó: «¿Lo hice mal? ¿Está enojado Dios conmigo?

Sostuve a mi hijo y le dije que había hecho un estupendo trabajo y Dios seguramente no estaría enojado con él.

Un señor de edad se aproximó a la mesa. Guiñó su ojo a mi hijo y le dijo: «Llegué a saber que Dios pensó que aquella fue una excelente oración».

¿En serio? – Preguntó mi hijo. – ¡Por supuesto! Luego en un susurro dramático añadió, indicando a la mujer cuyo comentario había iniciado aquel asunto: «Muy mal, ella nunca pidió helado a Dios. Un poco de helado, a veces es muy bueno para el alma».

Como era de esperar, compré a mis niños helado al final de la comida. Mi hijo se quedó mirando fijamente el suyo por un momento y luego hizo algo que nunca olvidaré por el resto de mi vida. Tomó su helado y sin decir una sola palabra avanzó hasta ponerlo frente a la señora. Con una gran sonrisa le dijo: «Tómelo, es para usted. El helado es bueno para el alma y mi alma ya está bien».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El árbol confundido

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y

Artículo Completo

Comparta la gloria

Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús, era Andrés, hermano de Simón Pedro. Al primero que Andrés se encontró fue a su

Artículo Completo