Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un gran hombre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Es la primera vez que escribo sobre nosotros los hombres, hombres que siempre nos caracterizamos por ser el sexo fuerte, aunque muchas veces, caemos por debilidad.

Un día, mi hermana lloraba en su habi­ta­ción. Con mucha nostalgia, observé que mi padre se le acercó y le preguntó el motivo de su tristeza. Los escuché hablando por horas, pero hubo una frase tan especial que dijo mi padre esa tarde, que hasta el día de hoy, 38 años más tarde, la recuerdo cada mañana y me llena de fuerza. Mi padre acariciándole el rostro, le dijo: “Hija mía, enamórate de un Gran Hombre y no volverás a llorar”.

Me pregunté tantas veces, cuál era la fórmula exacta para llegar a ser ese gran hombre y no dejarme vencer por las pequeñeces.

Conforme pasan los años descubrimos que si tan sólo lucháramos por ser grandes de espíritu, grandes de alma y grandes de corazón, ¡el mundo sería completamente distinto!

Aprendí que un gran hombre no es aquel que compra todo lo que desea, pues somos tantos los que hemos comprado hasta el cariño y el respeto de quienes nos rodean.

Mi padre le decía: No busques a un hombre que sólo hable de sí mismo, sin preocuparse por ti. Ni a aquel que se pase las horas halagando sus propios logros.

No te aferres a un hombre que te critique y te diga lo mal que te ves, o lo mucho que deberías cambiar. ¿Para qué quieres a un hombre que te abandonará si no cambias, por un cabello más claro, por unos ojos de otro color, o por un cuerpo más esbelto, si no sabe admirar la verdadera belleza que hay en tí.

Cuántas veces me dejé llevar por la superficialidad de las cosas, haciendo a un lado a quienes realmente me entregaban su sinceridad e integridad.

Me costó trabajo comprender que gran hombre no es el que llega más alto, ni el que tiene más dinero, casa, carro, ni el que vive rodeado de mujeres, ni mucho menos el más guapo.

Un verdadero y gran hombre, es aquel ser humano lleno de transparencia, que no oculta sus verdaderos sentimientos ni se refugia en vicios y cortinas de humo, es el que abre su corazón sin rechazar la realidad, es quien admira a una mujer por sus cimientos morales y grandeza interior.

Un gran hombre, es el que camina de frente, sin bajar la mirada, es aquel que no miente, y sabe llorar su dolor.

Hoy mi hermana está felizmente casada, y ese gran hombre con quien se casó, no era ni el más popular, ni el más perseguido, ni el más solicitado, ni mucho menos el más adinerado.

Ese gran hombre es quien simplemente nunca la hizo llorar, es quien la hace sonreír por lo mucho que han logrado juntos, por todos sus recuerdos, por cada alegría que comparten y por esos hijos que llenan sus vidas.

Ese gran hombre, ama tanto a mi hermana que no se cansa de besar sus manos,

y mucho menos sus labios. La quiere por quien ella es y por lo que son cuando están juntos.

Amigos hombres, hagan crecer a ese gran hombre que llevan dentro. Amigas mujeres, sepan elegir a ese gran hombre que Dios tiene ya destinado para ustedes.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Agradecer la vida

Ante toda etapa que concluye, ante toda tarea cumplida, se impone un grato sentimiento de bienestar y, por qué no, de gratitud: la vida fluye y nos

Artículo Completo