Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un camello sabio

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Una madre y un bebé camello estaban descansando, y de repente el bebé camello pregunta….

— Madre, puedo preguntarte algunas cosas?

— Claro que sí ! Por que hijo, hay algo que te molesta ?

— Por qué los camellos tenemos joroba?

— Mira hijo,nosotros somos animales del desierto, y necesitamos la joroba para guardar agua y podamos sobrevivir sin ella.

— ¿Bien, entonces por qué son nuestras piernas largas y nuestros patas redondas?

— ¡Hijo, obviamente ellos se adaptan para andar en el desierto, con estas piernas nos podemos mover por el desierto mejor que nadie! Dijo la madre orgullosamente.

— ¿Bien, entonces por qué son nuestras pestañas tan grandes? A veces esto molesta mi vista

— Hijo mío, aquellas pestañas largas y gruesas son su tapa protectora. Ellos ayudan a proteger tus ojos de la arena de desierto y viento, dijo su madre con ojos llenos de orgullo….

— Ya entiendo. Entonces la joroba debe almacenar el agua cuando estamos en el desierto, las piernas son para andar por el desierto y estas pestañas protegen mis ojos del desierto…
¡Entonces qué demonios estamos haciendo aquí en el zoológico!

Moraleja de la historia: “Las habilidades, el conocimiento, las capacidades y la experiencia unicamente son útiles si estás en el lugar correcto” ¿Dónde estás ahora?

“Ama tu trabajo pero nunca te enamores de tu empresa, porque nunca sabes cuando tu empresa dejará de amarte”

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El juicio

En una aldea había un anciano muy pobre, pero hasta los reyes lo envidiaban porque poseía un hermoso caballo blanco. Los reyes le ofrecieron cantidades

Artículo Completo

Di oro por hierro

Con sus arcas nacionales agotadas debido a las costosas guerras el rey Federico Guillermo III de Prusia encontró a su nación, al intentar reconstruirla, seriamente

Artículo Completo

Los tres filtros

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera: – «¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo

Artículo Completo