Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tus hijos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Y una mujer que llevaba un niño contra su pecho le preguntó a un maestro: Háblanos de los hijos. Y él respondió: Vuestros hijos no son vuestros hijos. Son los hijos y las hijas de los anhelos que la vida tiene de si misma. Vienen a través de vosotros, más no de vosotros y aunque vivan con vosotros, no os pertenecen. Podéis darles vuestro amor, más no vuestros pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos. Podéis albergar sus cuerpos mas no sus almas, Porque sus almas moran en la casa del mañana, que ni aún en sueños es dado visitar.

Podéis esforzaros por ser como ellos, más no intentéis hacerlos como vosotros. Porque la vida no marcha hacia atrás, ni se detiene en el ayer. Vosotros sois el arco por medio del cual vuestros hijos son disparados como flechas vivas. El arquero ve el blanco sobre el camino del infinito, y os dobla con toda su fuerza a fin de que sus flechas vayan veloces y lejos. Que el hecho pues de estar doblados en manos del arquero sea para vuestra dicha, por que así como Él ama la flecha que dispara, ama también el arco que permanece firme; Por eso vosotros tuvisteis la oportunidad de vivir vuestra vida y la libertad de amar y hacer tu vida.

Deja que tus hijos vuelen solos del nido cuando llegue la hora y no los reclames para que vuelvan. Ellos te querrán por siempre y tendrán tambien su nido del cual algún día ellos solos quedarán, pero fue su nido y su vida, Déjalos libres, ámalos con libertad, No apagues el fuego de su hogar. «Vive y deja vivir y ellos siempre te querrán»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti