Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tú Puedes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los ríos no beben su propia agua; los árboles no comen sus propios frutos. El sol no brilla para sí mismo; y las flores no esparcen su fragancia para sí mismas. Vivir para los otros es una regla de la naturaleza.

La vida es buena cuando estás feliz; pero la vida es mucho mejor cuando los otros son felices por causa tuya. Un buen ejemplo a seguir, en estos momentos tormentosos que estamos viviendo.

Una joven conducía junto con su padre y se toparon con una tormenta. La joven le preguntó a su padre:

— ¿Qué debo hacer?

— Sigue conduciendo.

Los carros empezaron a orillarse, la tormenta estaba empeorando.

— Qué debo hacer papá?

— Sigue conduciendo.

Más adelante, un trailer también se estaba orillando.

Ella le dijo:

— Papá, ¿debo detenerme? Es terrible y todo el mundo se está deteniendo.

Su Padre le dijo:

— ¡No, sigue conduciendo!

Ahora la tormenta era más fuerte, pero ella obedeció a su papá, y pronto pudo ver un claro más adelante. Después de un par de kilómetros volvió a estar en una zona tranquila, calmada y con el sol.

Su padre le dijo:

— Ahora puedes parar y salir.

— «¿Pero por qué ahora?»

— Cuando salgas, mira atrás, todas las personas que se rindieron todavía están en la tormenta, tú no te rendiste y tu tormenta ha quedado atrás.

Si estás pasando por «tiempos difíciles», recuerda aunque todos los demás, incluso los más fuertes, se detengan o se den por vencidos, tu sigue adelante, porque pronto tu tormenta terminará y el Sol brillará y resplandecera sobre ti otra vez… ¡Nunca te rindas! Tú puedes.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pataleando

Una ranita salió con una amiga a recorrer la ciudad, aprovechando los charcos que dejara una gran lluvia. Ustedes saben que las ranitas sienten una especial alegría

Artículo Completo

A mal tiempo buena cara

Afuera hace frío, mucho frío; se ve el aliento de las personas al respirar, mientras caminan envueltos en abrigos y bufandas y las manos en los bolsillos.

Artículo Completo

La jaula vacía

Una vez había un pastor en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. Un domingo de Pascua llegó a la iglesia cargando una jaula de pájaros mohosa, doblada

Artículo Completo

2 Tesalonicenses 2: El sin ley

Hermanos: En relación con la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con Él, os rogamos que no os inquietéis fácilmente en vuestra mente ni estéis

Artículo Completo