Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Trabajando juntos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Toyohiko Kagawa fue un famoso poeta y reformador social cristiano japonés. Aunque tenía mala salud, vivía entre los necesitados en los barrios bajos y trabajaba en forma incansable para vencer la injusticia social. Su escrito: «El trabajo», habla de la fuente de su fortaleza:

El trabajo

Nunca diré que estoy ocupado: Aquellos que ayudan a los atribulados deben esperar siempre estar ocupados. Cristo era tan asediado por las multitudes que no tenía tiempo para comer. Él dijo: «Al que tiene, se le dará más. Y al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará.»

Lo que quiere decir que si no usamos todos nuestros poderes los vamos a perder … Entonces, también, el problema es que debemos hacer nuestro trabajo de todo corazón.

No nos cansamos de hacer lo que nos gusta hacer. Pero lo más importante, nuestro consuelo y fortaleza vienen solo cuando Dios mora en nuestras almas trabajando junto a nosotros.

No importa qué trabajo hagas hoy, trabajarás con propósito y fuerza si Dios es  tu socio. Él siempre está contigo, ¡esperando que le pidas su fortaleza para terminar el trabajo!

Como colaboradores de Dios les suplicamos que no desechen el maravilloso mensaje de la gracia de Dios. 2 Corintios 6:1

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El regreso a Nazaret

Después de haber cumplido con todo lo que manda la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su propio pueblo de Nazaret. Y el niño crecía y

Artículo Completo

El gigante egoísta

Todas las tardes al volver del colegio tenían los niños la costumbre de ir a jugar al jardín del gigante. Era un gran jardín solitario, con un

Artículo Completo