Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todavía no has llegado a casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se cuenta que cuando el presidente Teodoro Roosevelt se disponía a abordar en un puerto africano el barco que le llevaría de vuelta a casa, una gran multitud se congregó para celebrar su visita y despedirle.

Una alfombra roja fue tendida por donde él debía pasar. A bordo le fue dado el camarote más elegante y fue el centro de atención durante todo el viaje. Al mismo tiempo había otro hombre en el mismo barco, quien resultó ser un anciano misionero que había dado su vida a Dios sirviendo en Africa.

Su esposa había fallecido, sus hijos habían marchado y el hombre estaba completamente solo y nadie se apercibía de él. Al llegar el barco a San Francisco, el Presidente fue de nuevo agasajado. Las campanas sonaron y la multitud vitoreaba al tiempo que Roosevelt desembarcaba con pompa y gloria.

Sin embargo, tampoco allí había nadie esperando al misionero. Este fue a su habitación en un pequeño hotel y se arrodilló a los pies de su cama y oró: «No me quejo, Señor, pero no lo entiendo. Di mi vida por ti en Africa y parece que a nadie le importa. No lo puedo entender.» En aquel momento le pareció que el Señor bajaba su mano desde el cielo y la ponía en su hombro, y le decía: «Mi buen siervo fiel, todavía no has llegado a casa.»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los tres leones

En una selva vivían tres leones. Un día el mono, el representante electo por los animales, convocó a una reunión para pedirles una toma de decisión. Todos

Artículo Completo

Vive al máximo

Tengo mil cosas que hacer, me tengo que apurar, y mientras decía rápido una oración salí de mi casa corriendo. Durante el día no tuve tiempo de

Artículo Completo