Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todavía no has llegado a casa

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Se cuenta que cuando el presidente Teodoro Roosevelt se disponía a abordar en un puerto africano el barco que le llevaría de vuelta a casa, una gran multitud se congregó para celebrar su visita y despedirle.

Una alfombra roja fue tendida por donde él debía pasar. A bordo le fue dado el camarote más elegante y fue el centro de atención durante todo el viaje. Al mismo tiempo había otro hombre en el mismo barco, quien resultó ser un anciano misionero que había dado su vida a Dios sirviendo en Africa.

Su esposa había fallecido, sus hijos habían marchado y el hombre estaba completamente solo y nadie se apercibía de él. Al llegar el barco a San Francisco, el Presidente fue de nuevo agasajado. Las campanas sonaron y la multitud vitoreaba al tiempo que Roosevelt desembarcaba con pompa y gloria.

Sin embargo, tampoco allí había nadie esperando al misionero. Este fue a su habitación en un pequeño hotel y se arrodilló a los pies de su cama y oró: «No me quejo, Señor, pero no lo entiendo. Di mi vida por ti en Africa y parece que a nadie le importa. No lo puedo entender.» En aquel momento le pareció que el Señor bajaba su mano desde el cielo y la ponía en su hombro, y le decía: «Mi buen siervo fiel, todavía no has llegado a casa.»

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El árbol del bambú

Había una vez, un maravilloso jardín, situado en el centro de un campo. El dueño acostumbraba pasear por él al sol de mediodía. Un esbelto

Artículo Completo

El piloto inglés

Después de la segunda guerra mundial, un joven piloto inglés probaba un frágil avión monomotor en una peligrosa aventura alrededor del mundo. Poco después de

Artículo Completo

Ganar la batalla

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban

Artículo Completo

Fiesta de fracasos

El fracaso es demora pero no derrota. Es desvío transitorio, no un callejón sin salida. William Arthur Ward Cuando necesito ayuda para ser una buena

Artículo Completo