Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tendrás tiempo para decirme gracias hoy

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Cuando te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras, aunque fuera unas cuantas palabras, preguntando mi opinión o agredeciéndome por algo bueno que te haya sucedido ayer. Pero noté que estabas muy ocupado buscando la ropa para ponerte e ir al trabajo. Seguí esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote, supe que habrían unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras: «¡Hola!», pero estabas demasiado ocupado.

Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé paciente todo el día. Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado para decirme algo. Pero está bien, aún queda mucho tiempo. Después encendiste el televisor, cenabas, pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo y nada. A la hora de dormir, creo que ya estabas muy cansado.

Después de decirle buenas noches a tu familia, caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste, no hay problema, porque quizás no te das cuenta de que siempre estoy ahí para ti.

Tengo más paciencia de la que te imaginas. También quisiera enseñarte cómo tener paciencia para con otros. Te amo tanto que espero todos los días por una oración, un pensamiento o un poco de gratitud de tu corazón.

Bueno, te estás levantando de nuevo, y otra vez esperaré sin nada más que mi amor por ti, esperando que el día de hoy me dediques un poco de tiempo.

¡Que tengas un buen día!

Tu amigo

Dios

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cómo crecer

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo. El Roble le dijo que se moría porque

Artículo Completo

El valor de la firmeza

Nunca transijas o mengües en tus normas, creencias o convicciones con la esperanza de que si no fueras «tan estricto» quizá te iría mejor en

Artículo Completo

Melones sin semillas

«Juan era un apasionado de los melones. Desde pequeñito le habían llamado la atención estas frutas. Año tras año, con mucho esmero preparaba la tierra

Artículo Completo