Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Susurros de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un hombre susurró: “Dios hablame” Y entonces cantó un pajarito. Pero el hombre no escucho. Entonces el hombre gritó: Dios, háblame, y entonces se oyeron truenos a través de un colchón de nubes. Pero de nuevo el hombre no escuchó…

El hombre miró a su alrededor y dijo: Dios, déjame verte; Y una estrella brilló en el firmamento como nunca había brillado. Pero el hombre no miró al cielo y no la vio… Entonces el hombre indignado fuertemente gritó:; Dios, déjame ver un milagro; ¡Y nació su hijo! Pero el hombre no se dio cuenta de la nueva e irrepetible vida que comenzaba…

Entonces gritó desesperado: Dios, tócame, déjame sentirte; En ese momento, Dios bajó del cielo y tocó al hombre en su mejilla suavemente. Pero el hombre quitó la linda mariposa de su mejilla y siguió su camino.

Esto nos debe recordar que Dios siempre está a nuestro lado, en todo, en lo grande y lo sencillo, al igual que en cosas a las que no le prestamos mucha atención. Inclusive en nuestra era electrónica. Por eso el hombre, cuando llorando gritó: Dios, necesito tu ayuda, en ese momento le llegó un mensaje de correo electrónico con buenas noticias, dándole aliento, y con la oración y el abrazo de alguien que le quería. Pero el hombre no lo vio… El siguió trabajando y lo borró sin leerlo. No te pierdas de una oración ni de un buen amigo porque la envoltura no es lo que tú esperas… Dios nos habla a través de las personas más sencillas y menos esperadas. Este mensaje tiene instrucciones de que lo envíes a tus amigos a quien yo quiero que Dios le dé su bendición. Yo los escogí a ustedes. Ustedes pueden hacer lo mismo; publicarlo y que lo vea quien tú quieras bendecir.

Espera siempre lo inesperado.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Una sonrisa de terapia

Visitando una leproserí­a en una isla del Pací­fico me sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que habí­a conservado unos ojos claros y luminosos

Artículo Completo

Jesús enseña a orar

Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que

Artículo Completo

Andar por fe y no por vista

Cuando los aviones tienen que aterrizar en condiciones de escasa visibilidad, los pilotos no pueden confiar en su vista, pues esta es muy engañosa en las pobres

Artículo Completo