Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Sueños que vienen por la Puerta Trasera

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En 1970, Wally comenzó a hornear galletitas de chocolate para sus amistades usando una receta y procedimiento recibido de su tía Della.

Por cinco años, regaló todas las galletitas que horneó, incluso cuando a menudo las personas le decían que eran tan buenas que él debiera entrar en un negocio y venderlas.

Sin embargo, Wally tenía otra idea. Estaba determinado en convertirse en un gran administrador de estrellas del mundo del espectáculo.

Entonces un día, una amiga le dijo que podía poner el dinero para un negocio de hacer galletitas. Su amiga nunca hizo la inversión, pero Wally se puso de acuerdo con algunos amigos, incluyendo a Jeff Wall, Helen Reddy, y Marvin Gaye, para reunir algún dinero. Entonces Wally estaba encaminado.

En un principio, sólo tenía intención de abrir una tienda en Sunset Boulevard, que le reportara lo suficiente para vivir. Después de todo, su tienda era la única en el mundo dedicada a la venta de galletitas de chocolate exclusivamente. El negoció creció de la noche a la mañana. Las famosas galletitas de chocolate de Amos de Wally eran distribuidas alrededor del mundo.

Wally mismo se convirtió en vocero para otros productos, desde huevos hasta líneas aéreas y compañía de teléfono. Mientras él en una época soñaba con administrar estrellas, ¡ahora era una de ellas, por propio derecho!

En ocasiones los sueños vienen por la puerta trasera. ¡Mantenla sin cerrojo!

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Mateo 7:7

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El ateo y el oso convertido

Cuenta una simpática fábula que un ateo paseaba por un hermoso bosque. Asombrado por tanta belleza, pensó: «¡Qué maravillas han surgido como resultado de la

Artículo Completo

Hablando de Jesús

Sucedió hace algunos años en la Universidad de Carolina del Sur. Había un profesor de Filosofía que era un ateo profundamente comprometido. Su principal meta

Artículo Completo