Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si dañas me dañas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Parvati es una de las diosas más amorosa, benevolente y misericordiosa del panteón hindú. Es la consorte de Shiva y se manifiesta como extraordinariamente compasiva. Cierto día, uno de sus hijos, Kartikeya, hirió a una gata con sus uñas. De regreso a casa, corrió hasta su madre para darle un beso. Pero al aproximarse al bello rostro de la diosa, se dio cuenta de que ésta tenía un arañazo en la mejilla.

– Madre -dijo Kartikeya-, hay una herida en tu mejilla. ¿Qué te ha sucedido?

Con sus ojos de noche inmensa y profunda, la amorosa diosa miró a su querido hijo. Era su voz melancólica y dulce cuando explicó:

– Se trata de un arañazo hecho con tus uñas.

– Pero, madre -se apresuró a decir el joven-, yo jamás osaría dañarte en lo más mínimo. No hay ser al que yo ame tanto como a ti, querida madre.

Una refrescante sonrisa de aurora se dibujó en los labios de la diosa.

– Hijo mío -dijo-, ¿acaso has olvidado que esta mañana arañaste a una gata?

– Así fue, madre -repuso Kartikeya.

– Pues, hijo mío, ¿es que no sabes ya que nada existe en este mundo excepto yo? ¿No soy yo misma la creación entera? Al arañar a esa gata, me estabas arañando a mí misma.

 Al herir, te hieres. A quienquiera que dañes, te dañas a ti mismo.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Biblia y el celular

¿Se imaginan que pasaría si tratáramos a nuestra Biblia de la misma forma que tratamos a nuestro celular? Y siempre cargáramos nuestra Biblia en la

Artículo Completo

Muerte de tu hija

Es la tarde de un viernes típico y estás manejando hacia tu casa. Sintonizas la radio. El noticiero cuenta una historia de poca importancia: En

Artículo Completo

La tentación

Un hombre con problemas de obesidad había decidido dejar de comer, sobre todo, aquello que le hacía mal y nutría su obesidad.   Un día,

Artículo Completo

El ángel tallado

Los dientes me dolían muchísimo. No podía seguir descuidándolos. Por fin, dejé de lado mi miedo a los dentistas y decidí hacérmelos arreglar. Pero, ¿cómo?.

Artículo Completo