Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si dañas me dañas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Parvati es una de las diosas más amorosa, benevolente y misericordiosa del panteón hindú. Es la consorte de Shiva y se manifiesta como extraordinariamente compasiva. Cierto día, uno de sus hijos, Kartikeya, hirió a una gata con sus uñas. De regreso a casa, corrió hasta su madre para darle un beso. Pero al aproximarse al bello rostro de la diosa, se dio cuenta de que ésta tenía un arañazo en la mejilla.

– Madre -dijo Kartikeya-, hay una herida en tu mejilla. ¿Qué te ha sucedido?

Con sus ojos de noche inmensa y profunda, la amorosa diosa miró a su querido hijo. Era su voz melancólica y dulce cuando explicó:

– Se trata de un arañazo hecho con tus uñas.

– Pero, madre -se apresuró a decir el joven-, yo jamás osaría dañarte en lo más mínimo. No hay ser al que yo ame tanto como a ti, querida madre.

Una refrescante sonrisa de aurora se dibujó en los labios de la diosa.

– Hijo mío -dijo-, ¿acaso has olvidado que esta mañana arañaste a una gata?

– Así fue, madre -repuso Kartikeya.

– Pues, hijo mío, ¿es que no sabes ya que nada existe en este mundo excepto yo? ¿No soy yo misma la creación entera? Al arañar a esa gata, me estabas arañando a mí misma.

 Al herir, te hieres. A quienquiera que dañes, te dañas a ti mismo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El guardia y el guerrero

Cierto día un guardia se encaminaba hacia las montañas, buscando una piedra preciosa para agradar a su Rey, y teniendo suerte encontró una que complació al Rey.

Artículo Completo

Prohibido aburrirse

El último día en la clase, la profesora propuso una redacción: «Contad en el cuaderno que actividades se pueden hacer en vacaciones para no aburrirse» Todos bajaron

Artículo Completo

Tocando vidas

El viejecito ocupaba el menor espacio que podía, no quería ser notado ni quería ser una molestia, su necesidad lo orillaba a esa situación. Había quienes se

Artículo Completo