Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Serenidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio desolado que al tronco marchito de ese árbol le brotaron renuevos.

Mi padre dijo: -«Estaba yo seguro de que ese árbol estaba muerto. Había perdido todas las hojas en el invierno. Hacía tanto frío, que las ramas se quebraban y caían como si no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida. Pero ahora advierto que aún alentaba la vida en aquel tronco».

Y volviéndose hacia mí, me aconsejó: -«Nunca olvides esta importante lección. Jamás cortes un árbol en invierno. Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso. Nunca tomes las más importantes decisiones cuando estés en tu peor estado de ánimo.

Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. Recuerda que la primavera volverá».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Fortaleza

Existe la leyenda de un cierto barón alemán que poseía un castillo en el Rin. Se cuenta, que solía tender alambres de una torre a otra, para

Artículo Completo

Un Ferrari rojo

Un joven muchacho estaba a punto de graduarse en la universidad. Hacía muchos meses que admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos, sabiendo que

Artículo Completo

Pioneros

Hace muchos años en la tierra de las oportunidades, un niño soñaba con ser un guerrero, su placer era mirar a los grandes y valientes soldados volver

Artículo Completo

Las lámparas y la vela

Había una vez una lámpara líder que organizó una fiesta para todas las lámparas de la región. Fueron todas vestidas con sus respectivas pantallas retocadas y adornadas

Artículo Completo