Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Santiago 3: Importancia de dominar la lengua

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

(i) Llega muy lejos. La lengua puede causar daño a distancia. Una palabra casual que se deja caer en un extremo de la ciudad o del país acaba por llevar el dolor o el perjuicio hasta el otro extremo. Los rabinos judíos usaban esta ilustración: «La vida y la muerte están en la mano de la lengua. ¿Es que la lengua tiene mano? No; pero como la mano puede matar, así también la lengua. La mano mata únicamente a corta distancia; la lengua se compara con una flecha porque puede matar desde muy lejos. Una flecha puede matar a cuarenta o cincuenta pasos, pero de la lengua se dice (Salmo 73:9): Los malos «ponen su boca contra el cielo, y su lengua se pasea por toda la Tierra.» «Abarca toda la Tierra y alcanza hasta los cielos.» Ese es realmente el peligro de la lengua. Se puede esquivar un puñetazo, porque el que te lo quiere dar está cerca; pero una palabra maliciosa que se deja caer, o una calumnia que se repite acerca de alguien que está muy lejos o que tal vez ni se conoce, es- algo que le puede producir un perjuicio incalculable, y que no se puede evitar ni esquivar porque no se ve venir ni se sabe de dónde viene.

(ii) Es incontrolable. En el clima seco de Palestina, como de gran parte de España, un fuego en el bosque llegaba a estar fuera de control casi inmediatamente; y así de incontrolable es el daño que se causa con la lengua. «Tres cosas no vuelven a su origen: la flecha que se lanza, la palabra que se dice y la oportunidad que se pierde.» No hay nada más difícil de apagar que un rumor; no hay nada más difícil de borrar que una historia maliciosa y falsa. Antes de hablar, recordemos que una vez que decimos algo, ya sale de la esfera de lo que podemos controlar. Y pensemos antes de decir nada porque, aunque después ya no podremos recuperar lo dicho, no cabe duda que tendremos que responder de ello.

Debemos dedicarle un poco más de tiempo a este pasaje, porque contiene dos frases especialmente difíciles.

(i) La lengua, dice la versión Reina Valera, es «un mundo de maldad.» Debería decir «el mundo de la maldad.» Es decir: en nuestro cuerpo, la lengua representa todo el mundo malvado. La frase griega es ho kósmos tés adikías, y llegaremos mejor a su significado recordando que kósmos puede querer decir dos cosas.

(a) Puede querer decir ornamento (de ahí, en español, cosmético, etc. ), aunque este sentido no es el más corriente. En tal caso, la frase querría decir que la lengua es el ornamento del mal. Es decir: el órgano que puede hacer atractivo el mal. Con la lengua se puede hacer que lo peor aparezca como lo mejor; con la lengua se puede disculpar y justificar la mala conducta; con la lengua pueden las personas inducirse al pecado. No cabe duda de que todo esto tiene sentido y es verdad; pero es dudoso que sea lo que la frase quiere decir en este contexto.

(b) Kósmos puede querer decir mundo (de ahí el español cosmopolita, ciudadano del mundo). En casi todo el Nuevo Testamento kósmos sé refiere al mundo incluyendo el matiz de mundo malo. El mundo no puede recibir al Espíritu (Juan14:17). Jesús se manifiesta a Sus discípulos, pero no al mundo (Juan 14:22). El mundo Le odia; y, por tanto, también odia a Sus discípulos (Juan 15:18s). El Reino de Jesús no es de este mundo (Juan 18:36). Pablo condena la sabiduría de este mundo (1Corintios 1:20). El cristiano no debe amoldarse a este mundo (Romanos 12:2). Cuando se usa kósmos en este sentido quiere decir el mundo sin Dios, el mundo que ignora, y a menudo es hostil, a Dios. Por tanto, si llamamos a la lengua el kosmos malo, queremos decir que es el compendio de todos los males. Una lengua descontrolada es un mundo hostil a Dios.

(ii) La segunda frase difícil es la que la versión Reina Valera traduce por «la rueda de la creación» (trójos tés guenéseós). El mundo antiguo usaba la figura de la rueda para describir la vida en cuatro sentidos diferentes.

(a) La rueda es un círculo, una entidad redonda y completa y, por tanto, la rueda de la vida puede querer decir la totalidad de la vida.

(b) Cualquier punto de la rueda siempre se está moviendo hacia arriba o hacia abajo. Por tanto, la rueda de la vida representa los altibajos de la vida. En este sentido la frase quiere decir casi siempre la rueda de la fortuna, siempre cambiando y siempre mudable.

(c) La rueda es circular; siempre está volviendo al punto de partida; o, si así lo preferimos, a un punto por el que ya ha pasado antes; por tanto, la rueda representa la repetición cíclica de la vida, el aburrido giro de una existencia que no hace más que repetirse, sin avanzar jamás.

(d) La frase tenía un uso técnico especial. La religión órfica creía que el alma humana estaba pasando un proceso constante de nacimiento, muerte y reencarnación; y lo que había que procurar era salir de esa rueda de molino para entrar en el ser infinito. Así que el fiel órfico que lo conseguía podía decir: «Me he escapado de la rueda cansina y dolorosa.» En este sentido, la rueda de la vida puede corresponder a la fatigosa rutina de las reencarnaciones interminables.

Es prácticamente imposible que Santiago supiera nada del concepto órfico de la reencarnación. No es nada probable que ningún cristiano pensara en términos de una vida cíclica que no iba a ninguna parte. No es tampoco probable que un cristiano tuviera miedo de los altibajos de la vida. Por tanto, lo más probable es que la frase quiera decir la totalidad de la vida y del vivir. Lo que Santiago está diciendo es que la lengua puede provocar y extender un incendio destructor que puede arrasar toda la vida; y que la lengua misma está inflamada con el fuego del mismísimo infierno. De ahí su terrible potencia.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los dos hermanos

No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas adyacentes cayeron en un conflicto. Este fue el primer conflicto serio que tenían en 40 años de

Artículo Completo