Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salvado por un ángel

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un día salí muy temprano de casa para dejar a mi hijo a la casa de mi mamá. Iba conduciendo por una avenida principal; había poco tráfico y todo estaba bastante tranquilo. Siempre le pido a mi Ángel de la Guarda que me ayude a conducir correctamente mi vehículo, y esa mañana mi Ángel se acordó de mi petición.

Un taxi que iba en el carril izquierdo, de manera intempestiva chocó contra un poste y lo derriba. Yo me distraje viendo como había quedado el auto y no me di cuenta que el poste iba a caer sobre mi carro. En ese momento, lo único que recuerdo es que sentí un peso sobre mi pie derecho, el cual tenía la palanca del acelerador y el carro salió chillando gomas.

Fueron segundos, instantes los que me salvaron la vida pues el poste hubiese caído sobre el parabrisas y tanto mi hijo como yo hubiésemos pagado lamentables consecuencias.

Estoy seguro que el Ángel que nos acompaña todas las mañanas fue el que empujó mi pie. Por eso es importante no olvidar a nuestros “ángeles de la guarda” pues siempre están ahí velando por nosotros.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El consejo de Talleyrand

Un racionalista francés, inventor de la llamada «Religión Natural», se quejaba al conocido ministro Talleyrand del poco éxito que había tenido su religión, a pesar

Artículo Completo

El vil ratón

En una ciudad muy grande y muy bonita habí­a un barrio que sobresalí­a entre todos los otros, por ser el más lujoso; sus casas eran

Artículo Completo