Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 94: Queja contra los impíos

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A tu pueblo… quebrantan. ¿Hay tal oposición a la iglesia hoy? En muchas partes del mundo la iglesia experimenta tal oposición en forma física. Y en todo lugar las fuerzas malignas, las huestes espirituales, como dice Pablo, intentan quebrantar la obra de Dios.

Viuda, forastero, huérfanos forma un cliché común en el AT para referirse a los oprimidos. Aunque de manera indirecta, lo mismo se hace hoy día. Muchos no se dan cuenta de que por sus decisiones económicas están oprimiendo a muchas personas.

No lo verá Jehová. Muchos, aunque dicen que creen que Dios existe, actúan de tal manera que prácticamente son ateos.

Reproche a los escépticos

Muchos niegan la providencia de Dios porque su juicio no se nota inmediatamente. Aquí el salmista puede estar hablando a los impíos del párrafo anterior; sin embargo, incluye también a los indecisos del pueblo que están confundidos porque los arrogantes y corruptos no son juzgados. Así les reta por no pensar sana y claramente. El salmista nos enseña que hemos de dar razones a los escépticos para ayudarles a ver correctamente las implicaciones de la fe en un Dios soberano: El que puso el oído, ¿no oirá? Sería torpe creer que el que creó los sentidos de comunicación no podrá comunicarse con el hombre.

Igualmente, si Dios en su señorío disciplina a las naciones, aun las naciones fuera de lsrael, cuánto más podrá rectificar las cosas en Israel. Además, dice el salmista, Dios nos dio mentes y él nos enseña. He aquí la importancia de aprender de él a través de su Palabra y recordar las lecciones que ya nos ha enseñado.

Consuelo a los que sufren

El versículo 11 es citado en 1 Corintios 3:20. Hoy debemos hacer la misma aplicación que hizo Pablo, mostrar la vanidad de los proyectos humanos que hacen caso omiso de la voluntad de Dios. En contraste la persona guiada, instruida y disciplinada por Dios sobre la base de tu ley es bienaventurada o dichosa. Nuestra manera de pensar incluye nuestra manera de ver las crisis, y ésta debe ser formada por los valores y normas que Dios ha revelado.

El resultado será tranquilidad en los días de la desgracia. Aun en las crisis el que confía en Dios puede estar tranquilo por dentro, pues sabe que sus tiempos están en las manos de Dios, y sabe que Dios le sostendrá. En contraste los impíos no pueden confrontar las crisis con tal confianza y tal esperanza. Más bien se les cava una fosa.

No abandonará es la promesa de Dios y se repite a través de la Biblia: El no te abandonará ni te desamparará).

¿Qué linda promesa es la del versículo 15: el derecho volverá a la justicia! Es decir, el sistema de derecho que está torcido y corrupto, algún día volverá a la justicia. Es el anhelo de muchos pueblos hoy. Dios lo puede hacer y según la segunda línea del versículo los rectos de corazón irán en pos de ella. Cuando hay suficientes creyentes regenerados por la sangre de Jesús, y ellos insisten en la justicia recta en una nación, Dios cumple este versículo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti