Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 94: Queja contra los impíos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 94:1 Oh SEÑOR, Dios de las venganzas, oh Dios de las venganzas, ¡resplandece!

En esta petición de ayuda, el pueblo como nación eleva su voz en versículos 1-15, mientras en versículos 16-23 lo hace el alma individual

Salmo 94:2 Levántate, Juez de la tierra; da su merecido a los soberbios.

Salmo 94:3 ¿Hasta cuándo los impíos, SEÑOR, hasta cuándo los impíos se regocijarán?

Salmo 94:4 Charlan, hablan con arrogancia; todos los que hacen iniquidad se vanaglorían.

Salmo 94:5 Aplastan a tu pueblo, SEÑOR, y afligen a tu heredad.

Salmo 94:6 Matan a la viuda y al extranjero, y asesinan a los huérfanos.

Salmo 94:7 Y dicen: El SEÑOR no lo ve, ni hace caso el Dios de Jacob.

Salmo 94:8 Haced caso, torpes del pueblo; necios, ¿cuándo entenderéis?

Salmo 94:9 El que hizo el oído, ¿no oye? El que dio forma al ojo, ¿no ve?

Salmo 94:10 ¿No reprenderá el que castiga a las naciones, el que enseña conocimiento al hombre?

Salmo 94:11 El SEÑOR conoce los pensamientos del hombre, sabe que son sólo un soplo.

Salmo 94:12 Bienaventurado el hombre a quien corriges, SEÑOR, y lo instruyes en tu ley;

A veces, Dios debe castigarnos para ayudarnos. Esto es similar al padre amoroso que disciplina a su hijo. El castigo no es muy agradable para el niño, pero es esencial para enseñarle la diferencia entre el bien y el mal. La Biblia dice que «ninguna disciplina al presente parecer ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados». Cuando sienta la mano de corrección de Dios, acéptela como una prueba de su amor. Tome conciencia de que Dios lo impulsa a seguir sus sendas a pesar de su obstinación por andar en sus propios caminos.

Salmo 94:13 para darle descanso en los días de aflicción, hasta que se cave una fosa para el impío.

Justicia en el libro de los Salmos

La justicia es el tema principal en el libro de los Salmos. Los salmistas alaban a Dios porque es justo, claman a El para que intervenga e imparta justicia donde haya opresión y maldad, condenan al malvado que confía en su riqueza, exaltan al recto que es justo con sus vecinos. La justicia en los Salmos es algo más que simple sinceridad. Es intervención activa para el bien de los desvalidos, sobre todo los pobres. Los salmistas no desean exclusivamente que se le dé al pobre lo que necesita, sino claman a Dios para que destruya a las naciones que trastornan la justicia y oprimen al pueblo de Dios. Aquí tenemos algunos ejemplos de salmos que hablan acerca de la justicia. Cuando los lea, pregúntese: «¿Quién es mi vecino?» Mi estilo de vida (trabajo, pasatiempos, hábitos de compras, ofrenda), ¿ayuda o hiere a la gente que tiene menos que yo? ¿Qué puedo hacer esta semana para ayudar a un necesitado?»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El peso de la Oración

Poco después de la Segunda Guerra Mundial una mujer entró en una tienda de alimentación y pidió comida suficiente para una comida de Navidad para sus hijos.

Artículo Completo

Compasión, no lastima

Una mujer cruzó apresurada la calle sin prestar mucha atención a los vehículos que iban y venían en ambas direcciones. El resultado fue que uno de ellos,

Artículo Completo

Livianos para juzgar

Una mujer con un vestido de algodón barato y su esposo vestido con un humilde traje, se bajaron del tren en Boston y caminaron tímidamente (sin tener

Artículo Completo