Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 81: Invitación a la alabanza

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

¡Oh, si mi pueblo…! representa el corazón de Dios, es la misma actitud de Jesús cuando lloró sobre Jerusalén. Dios es afectado por la decisiones de su pueblo, tiene interés en todos los detalles de su pueblo y en los detalles de cada persona.

Los últimos tres versículos terminan el Salmo con una nota de esperanza. Muestran lo que hubiera sido si Israel hubiera obedecido. Nos hacen recordar las maldiciones y bendiciones de Deuteronomio 28; cada persona y cada iglesia tiene que escoger una u otra. Uno no puede ver victoria en su vida cristiana ni victoria sobre las fuerzas del mal si no está obedeciendo a Dios.

Lo que Dios promete a los que le obedecen es un bienestar integral que incluye victoria en el plano espiritual y sustento en el plano material. Miel de la roca parece un enigma; ¿quiere decir que en las rocas las abejas esconden su miel? Más bien indica que aun de un lugar de rocas, Dios puede proveer lo que hace falta.

Avivamiento

Hay avivamiento cuando se escucha la voz de Dios. El avivamiento vendrá cuando el pueblo de Dios cumpla las condiciones dispuestas por él.

1.     El pueblo de Dios debe humillarse
2.     El pueblo de Dios debe orar
3.     El pueblo de Dios debe buscar el rostro de Dios
4.     El pueblo de Dios debe renunciar al pecado
5.     El pueblo de Dios debe limpiar su camino
6.     El pueblo de Dios debe cumplir sus promesas.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cuántos años tenemos

En cierta ocasión alguien preguntó a Galileo Galilei: ¿Cuántos años tiene su señoría? Ocho o diez repuso Galileo en evidente contradicción con su barba blanca.

Artículo Completo