Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 81: Invitación a la alabanza

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Salmo 81:11  Pero mi pueblo no escuchó mi voz; Israel no me obedeció.

Dios permitió que los israelitas siguieran ciegos, necios y egoístas, cuando debían ser obedientes y cumplir los deseos de Dios. A veces El permite que continuemos con nuestra necedad para hacernos volver a nuestros cabales. No nos impide rebelarnos porque quiere que aprendamos de las consecuencias del pecado. Dios usa estas experiencias para evitar que las personas caigan en pecados mayores y tengan fe en El.

Salmo 81:12  Por eso los entregué a la dureza de su corazón, para que anduvieran en sus propias intrigas.

Salmo 81:13  ¡Oh, si mi pueblo me oyera, si Israel anduviera en mis caminos!

Salmo 81:14  En un momento yo subyugaría a sus enemigos y volvería mi mano contra sus adversarios.

Salmo 81:15  Los que aborrecen al SEÑOR le fingirían obediencia, y el tiempo de su castigo sería para siempre.

Salmo 81:16  Pero yo te alimentaría con lo mejor del trigo, y con miel de la peña te saciaría.

Dios lo estipuló en su pacto, que El restauraría a su pueblo si lo escuchaban y se volvían a El.

Mensaje profético en una fiesta

La primera parte del Salmo es un llamado a la alabanza en forma de himno; la segunda parte es un mensaje profético de Dios al pueblo mientras celebra la fiesta. El Salmo es didáctico y contiene varios ecos de Deuteronomio, pues las fiestas en Israel conllevaban un gran propósito didáctico. Aquí no se dice en qué fiesta fue usado.

La literatura judía asignaba el Salmo a la fiesta de las trompetas en el Año Nuevo, el primer día del mes séptimo, porque el versículo 3 habla de la luna nueva.

Algunos han sugerido que fue usado en la Pascua porque habla del éxodo, pero parece más acertado pensar básicamente en la fiesta de los Tabernáculos. Así la trompeta y luna nueva son como preámbulos para la fiesta de los Tabernáculos que empezaban en la luna llena, el 15 del séptimo mes. La fiesta de los Tabernáculos era de mucho gozo. Sin embargo, la falta de especificar a qué fiesta pertenece puede indicar su uso en varias fiestas.

Es evidente que el Salmo presupone su uso en una fiesta. Podemos ver la congregación unida para la celebración; un predicador, profeta o sacerdote hace el llamado para empezar (v. 3), explica que la celebración de la fiesta es un mandato de Dios, Dios mismo la instituyó. Después un profeta o sacerdote presenta un mensaje de Dios que destaca la misericordia de Dios para con el pueblo en su liberación de Egipto, el pacto en Sinaí. Sigue con el recuerdo de las desobediencias del pueblo y el deseo de Dios que el pueblo volviera a él, y termina con un vistazo de la bendición que pueden recibir si vuelven a Dios y le obedecen.

En el Salmo , no domina el énfasis en el juicio sino la promesa y esperanza de bendecir de nuevo al pueblo si obedecen a Dios. Este es el significado verdadero de todas las fiestas de Israel. Conmemoran los grandes hechos de Dios a favor de Israel, especialmente en el éxodo, para llevar al pueblo a un nuevo compromiso con este Dios misericordioso.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti