Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 80: Se reconoce el poder de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 80:1  Para el director del coro; según la tonada a los Lirios; Testimonio. Salmo de Asaf. Presta oído, oh Pastor de Israel; tú que guías a José como un rebaño; tú que estás sentado más alto que los querubines; ¡resplandece!

Se representa a Dios sentado en el asiento de la misericordia, sobre el arca del pacto, entre dos querubines. Las tres tribus que se mencionan a continuación seguían al arca durante la peregrinación de Israel. Querubines son ángeles poderosos.

Salmo 80:2  Delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés, despierta tu poder y ven a salvarnos.

Salmo 80:3  Restáuranos, oh Dios, y haz resplandecer tu rostro sobre nosotros , y seremos salvos.

Resplandecer tu rostro : Equivale a la expresión moderna «sonreírse». Esta frase se repite en versículos 7 y 19, mientras se engrandece el nombre de Dios (en hebreo, Elohim, Elohim Sabaot, Yahweh Elohim Sabaot .

Tres veces el escritor llama a Dios para que los «restaure». Antes de la restauración debe venir el arrepentimiento, un cambio de actitud respecto a nuestros pecados. El arrepentimiento demanda que nos humillemos y volvamos a Dios para recibir su perdón. Cuando nos volvemos a Dios, nos ayuda a vernos a nosotros mismos, incluyendo nuestros pecados, con más claridad. Y cuando vemos nuestro pecado, el proceso de arrepentimiento debe repetirse una y otra vez. Solo así seremos restaurados a la comunión con Dios.

Salmo 80:4  Oh SEÑOR, Dios de los ejércitos, ¿hasta cuándo estarás airado contra la oración de tu pueblo?

Salmo 80:5  Les has dado a comer pan de lágrimas, y les has hecho beber lágrimas en gran abundancia.

Salmo 80:6  Nos haces objeto de contienda para nuestros vecinos, y nuestros enemigos se ríen entre sí.

Salmo 80:7  Oh Dios de los ejércitos, restáuranos; haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, y seremos salvos.

Ejércitos : Se usa para designar ejércitos humanos o angélicos.

Salmo 80:8  Tú removiste una vid de Egipto; expulsaste las naciones y la plantaste.

Salmo 80:9  Limpiaste el terreno delante de ella; echó profundas raíces y llenó la tierra.

Salmo 80:10  Los montes fueron cubiertos con su sombra, y los cedros de Dios con sus ramas.

Salmo 80:11  Extendía sus ramas hasta el mar, y sus renuevos hasta el río.

Mar y río son símbolos de las fronteras occidental y oriental de Israel.

Salmo 80:12  ¿Por qué has derribado sus vallados, de modo que la vendimian todos los que pasan de camino?

Salmo 80:13  El puerco montés la devora, y de ella se alimenta todo lo que se mueve en el campo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Camino al amor

Dijo el filósofo a su amigo, hablando tal vez del eterno dilema que día a día agobia aún a los más sabios: — No sabemos a donde

Artículo Completo

Las tentaciones de Jesús

Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del río Jordán, y el Espíritu lo llevó al desierto, para que el diablo lo pusiera a prueba. Allí estuvo cuarenta

Artículo Completo

Practicando la Palabra

Un cristiano de la península de Corea visitó a uno de los misioneros que allí estaban, y le dijo: — He aprendido el Sermón del Monte y deseo

Artículo Completo