Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 79

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 79:1  Salmo de Asaf. Oh Dios, las naciones han invadido tu heredad; han profanado tu santo templo; han dejado a Jerusalén en ruinas.

Vinieron las naciones : Este salmo pertenece a la escuela de compositores de salmos de Asaf y fue escrito después de la destrucción de Jerusalén por los babilonios en los años 597-587 a.C.

Salmo 79:2  Han dado los cadáveres de tus siervos por comida a las aves del cielo, la carne de tus santos a las fieras de la tierra.

Aves : Este versículo trae a la memoria la profecía de Jeremías

Salmo 79:3  Como agua han derramado su sangre alrededor de Jerusalén; y no hubo quien les diera sepultura.

Salmo 79:4  Hemos sido el oprobio de nuestros vecinos, escarnio y burla de los que nos rodean.

Salmo 79:5  ¿Hasta cuándo, SEÑOR? ¿Estarás airado para siempre? ¿Arderán como fuego tus celos?

Salmo 79:6  Derrama tu furor sobre las naciones que no te conocen, y sobre los reinos que no invocan tu nombre.

Tu ira : Jeremías pronunció la misma maldición en 10:25. Muchos versículos de este salmo son citas de otros. De acuerdo con el Antiguo Testamento, a menudo la ira y el juicio de Dios se desencadenaban en naciones enteras debido a que los pecados de la gente estaban en esa nación. Aquí, Asaf imploró para que llegara el juicio sobre los reinos que se negaban a reconocer la autoridad de Dios. Es irónico, pero la propia nación de Asaf, Judá, Dios la juzgaba precisamente por haberse negado a hacer esto. La gente esta fue la que hizo votos de lealtad a Dios, sin embargo ahora lo rechazaban. De ahí que su juicio fuera aun peor.

Salmo 79:7  Pues han devorado a Jacob, y han asolado su morada.

Salmo 79:8  No recuerdes contra nosotros las iniquidades de nuestros antepasados; venga pronto a nuestro encuentro tu compasión, porque estamos muy abatidos.

Salmo 79:9  Ayúdanos oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; líbranos y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre.

Salmo 79:10  ¿Por qué han de decir las naciones: Dónde está su Dios? Sea notoria entre las naciones, a nuestra vista, la venganza por la sangre derramada de tus siervos.

Al final, la gloria de Dios será evidente a todas las naciones, pero mientras tanto, debemos soportar el sufrimiento con paciencia y permitir que Dios nos purifique a través de él. Por razones que desconocemos, se les permite a los paganos burlarse de los creyentes. Debemos estar preparados para la crítica, las burlas y las declaraciones agresivas debido a que Dios no nos coloca fuera de los ataques de los que se burlan de nosotros.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los ingredientes del bizcocho

Un niño le contaba a su abuelita que todo iba mal: la escuela, problemas con la familia y enfermedades. Entretanto, su abuela confeccionaba un bizcocho. Después de

Artículo Completo

Éxodo 26: El tabernáculo

Éxodo 26:1 Harás el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; y lo harás con querubines de obra primorosa. Éxodo 26:2 La longitud

Artículo Completo

Alumbra

Hace cientos de años, había un hombre en una ciudad de Oriente. Un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite

Artículo Completo