Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 60: Suplica en medio de la derrota

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 60:1 Para el director del coro; según la tonada de El lirio del testimonio. Mictam de David para enseñar, cuando luchó con Aram-naharaim y contra Aram-soba, y volvió Joab e hirió a doce mil edomitas en el valle de la Sal. Oh Dios, tú nos has rechazado, nos has quebrantado, te has airado. Restáuranos, oh Dios .

Este salmo nos da informes acerca del reinado de David que no aparecen en los libros 1 y 2 Samuel ni en 1 y 2 Crónicas. Si bien el marco de este salmo se encuentra en 2 Samuel 8, ese pasaje no hace referencia alguna al hecho de que las fuerzas de David enfrentaron una gran resistencia (60.1-3) e incluso, aparentemente, una derrota temporal. La verdad es que mientras más nos acercamos a Dios, con más fuerza nos atacará el enemigo porque nos volvemos una amenaza para su estilo de vida de maldad y egoísmo.

Salmo 60:2 Has hecho temblar la tierra, la has hendido; sana sus hendiduras, porque se tambalea.

Salmo 60:3 Cosas duras has hecho ver a tu pueblo; nos has dado a beber vino embriagador.

En lugar de vino de bendición, Dios les dio la copa de su juicio. El rechazo de Dios intentaba llevarlos de nuevo hacia El.

Salmo 60:4 Has dado un estandarte a los que te temen, para que sea alzado por causa de la verdad. (Selah)

La bandera era un símbolo confiable para la defensa de la verdad que poseía Israel en medio de un mundo pagano e ignorante.

Salmo 60:5 Para que sean librados tus amados, salva con tu diestra, y respóndeme.

Salmo 60:6 Dios ha hablado en su santidad: Me alegraré, repartiré a Siquem, y mediré el valle de Sucot.

En su santuario : Frase que introduce un mensaje profético (Amo_4:2), el cual reafirma la posesión de la tierra por Israel, así como su victoria sobre sus vecinos.

Salmo 60:7 Mío es Galaad, mío es Manasés, Efraín es el yelmo de mi cabeza, Judá es mi cetro.

Salmo 60:8 Moab es la vasija en que me lavo; sobre Edom arrojaré mi zapato; clama a gritos, oh Filistea, a causa de mí.

David mencionó a las naciones enemigas que rodeaban a Israel. Moab estaba directamente hacia el este, Edom hacia el sur y Filistea hacia el oeste. En el momento en que David escribió este salmo, peleaba contra Siria en el norte. A pesar de que estaba rodeado de enemigos, David confió en que Dios lo ayudaría a vencer.

Salmo 60:9 ¿Quién me conducirá a la ciudad fortificada? ¿Quién me guiará hasta Edom?

Salmo 60:10 ¿No eres tú, oh Dios, el que nos ha rechazado? ¿No saldrás, oh Dios, con nuestros ejércitos?

Dios dijo que las ciudades y territorios de Israel seguían siendo suyos y que conocía el futuro de cada una de las naciones. Cuando parezca que el mundo está fuera de control, debemos recordar que Dios es dueño de las ciudades y que conoce el futuro de cada una de las naciones. Dios tiene el control y a través de El obtendremos la victoria.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Gautama y Satyakama

Ya el sol se había puesto entre el enredo del bosque sobre los ríos. Los niños de la ermita habían vuelto con el ganado y

Artículo Completo

Triunfo final

Luego de perder por solo un voto sus elecciones para alcalde en Hickory, Mississippi en 1993, Charlie Lewis se mudó a Michigan. Decidió gozar de

Artículo Completo

La anciana y su gallo

La anciana que vivía en una granja observó que su gallo cantaba siempre a la misma hora, minutos antes de comenzar el día; pensó entonces

Artículo Completo

Compromiso cristiano

Un hombre que llegó tarde al templo, preguntó al ujier que estaba en la puerta: —¿Ha terminado ya el servicio? —No —respondió el ujier—, se

Artículo Completo

La otra mejilla

Existía un monasterio que estaba ubicado en lo alto de la montaña. Sus monjes eran pobres, pero conservaban en una vitrina tres manuscritos antiguos, muy

Artículo Completo