Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 58: Dios el juez de la tierra

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Dios el juez de la tierra

El Salmo pide juicio sobre los magistrados injustos. Sin embargo, algunos interpretan ?elem (o ?elim, magistrados) como Dioses. En tal caso el salmista pide juicio sobre los seres espirituales que rigen sobre la tierra. Como es el caso del Salmo 82, no es fácil determinar cuál interpretación es correcta. Aquí, aun más que en el Salmo 82, lo demás del Salmo parece indicar que el salmista tiene en mente líderes humanos. Con todo, lo demás de la Biblia indica que detrás de gobernadores humanos puede haber poderes espirituales. En Isa_24:21 el profeta pronuncia juicio contra los dos: Acontecerá en aquel día que Jehová castigará en lo alto al ejército de lo alto, y en la tierra a los reyes de la tierra.

Acusación a los magistrados

El salmista toma en serio que Dios quiere la justicia, y tiene el valor de cuestionar las acciones de los gobernantes. El versículo  3 indicaría que se está hablando de gobernadores humanos.

Estos líderes injustos usan el corazón y las manos para hacer mal. El corazón descarriado produce obras de iniquidad y culmina en actos de violencia con sus manos.

Descripción de los líderes impíos

Todo ser humano se ha descarriado pero los justos lo reconocen y vuelven a Dios. Los que no se someten a Dios siguen el curso de la naturaleza pecaminosa. Hay varias descripciones de los impíos en los salmos.

Los impíos se caracterizan por mentira y veneno, lo que es dañino; pero son sordos a Dios y a los hombres. Se comparan con serpientes sordas que no responden a los encantadores, aunque ahora se reconoce que los encantadores influyen sobre las serpientes por el ritmo de su movimiento y no por el sonido de su flauta.

Serpientes venenosas

El salmista cambia la imagen; ahora en vez de ser una cobra sorda el gobernador impío es un león feroz. Se pide a Dios un juicio duro, el versículo  7 pide que desaparezcan estos gobernadores y que sus acciones queden sin efecto. Los versículos 8 y 9 siguen pidiendo lo mismo con diferentes imágenes. El versículo  9 se reconoce como difícil de traducir (algunos traducen: “Antes que sus ollas puedan sentir [el fuego de] las espinas, …), pero la fuerza de la figura queda clara: que no permanezcan.

Esta estrofa es claramente imprecatoria. Aunque el cristiano no debe pedir mal sobre sus enemigos personales, ciertamente puede pedir que Dios juzgue a tales gobernadores antes que hagan más daño y que ponga líderes justos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Nueva Generación

Hay que llamarlos varias veces en la mañana para que vayan al Colegio.Se levantan irritados, pues se acuestan muy tarde hablando por teléfono, viendo tele

Artículo Completo

Amor ciego

Una pareja de jóvenes estaban muy enamorados y se iban a casar. Unos meses antes de la boda, la novia tuvo un accidente y quedó

Artículo Completo

Para esos amigos

Este mensaje es para… Esas personas que nos ven y conocen nuestro estado de ánimo. Esas personas a las que les cuentas tus tropiezos. Esas

Artículo Completo