Salmo 57: Confianza en medio del peligro

Salmo 57:1  Para el director del coro; según tonada de No destruyas. Mictam de David, en la cueva, cuando huía de Saúl. Ten piedad de mí, oh  Dios, ten piedad de mí, porque en ti se refugia mi alma; en la sombra de tus alas me ampararé hasta que la destrucción pase.

Los versículos 5 y 11 dividen este salmo en dos secciones: un ruego de protección y una alabanza por la providencia de  Dios. Este salmo quizás se escribió cuando David se escondió de Saúl en una cueva.

Salmo 57:2  Clamaré al  Dios Altísimo, al  Dios que todo lo hace para mí.

Salmo 57:3  El enviará desde los cielos y me salvará; El reprocha al que me pisotea. (Selah)  Dios enviará su misericordia y su verdad.

Salmo 57:4  Mi alma está entre leones; tengo que acostarme entre los que vomitan fuego; entre los hijos de los hombres, cuyos dientes son lanzas y saetas, y cuya lengua es espada afilada.

En ocasiones, tal vez nos veamos rodeados de gente que murmura de nosotros y nos critica. La crueldad verbal puede dañarnos de la misma forma que el maltrato físico. En vez de lanzar en respuesta palabras menos aceptables, nosotros, al igual que David, podemos hablar en calma con  Dios acerca de nuestro problema.

Salmo 57:5  Exaltado seas sobre los cielos, oh  Dios; sea tu gloria sobre toda la tierra.

Salmo 57:6  Han tendido una red para mis pasos; mi alma está abatida; han cavado una fosa delante de mí, pero ellos mismos han caído en medio de ella. (Selah)

Salmo 57:7  Firme está mi corazón, oh  Dios, mi corazón está firme; ¡cantaré y entonaré salmos!

La fe firme de David en  Dios contrastaba fuertemente con las mentiras y los alardes escandalosos de sus enemigos. Cuando enfrente ataques verbales, la mejor defensa es quedarse en silencio y alabar a  Dios, recordando que nuestra confianza está en su bondad, amor y fidelidad. En momentos de gran sufrimiento, no se encierre en la autocompasión ni explote en venganza, sino mire hacia arriba, hacia  Dios.

Esta sección aparece en el Salmo 108:1-5 del «Libro quinto», lo cual muestra cómo fue compuesto el libro de los Salmos.

Salmo 57:8  ¡Despierta, gloria mía! ¡Despertad, arpa y lira! ¡A la aurora despertaré!

Salmo 57:9  Te alabaré entre los pueblos, Señor; te cantaré alabanzas entre las naciones.

Salmo 57:10  Porque grande, hasta los cielos, es tu misericordia, y hasta el firmamento tu verdad.

Salmo 57:11  Exaltado seas sobre los cielos, oh  Dios; sobre toda la tierra sea tu gloria.

Confianza en medio del peligro

Este Salmo muestra semejanzas con el 56. Los versículos 7-9 se repiten en el Salmo 108, que también utiliza el 60. El salmista, en un peligro grave, ejerce su fe en  Dios y le alaba por su respuesta.

Clamor y confianza

La repetición de Ten misericordia de mí indica la urgencia de la oración. En cualquier situación, el creyente puede clamar por la misericordia de  Dios, pues  Dios es el  Dios de amor; a través de la Biblia revela su amor para con sus criaturas, los seres humanos.

Porque en ti ha confiado mi alma es significativo. El salmista usa esta frase como la base para su petición. La fe en  Dios es la llave para todo lo que  Dios quiere darnos. El quiere que confiemos y promete que si creemos, hará lo que le pedimos. La figura de la sombra de tus alas se usa a menudo para hablar del refugio seguro que es confiar en  Dios.

Al  Dios Altísimo indica qué comprende el salmista de  Dios. Los salmos dicen mucho acerca de la persona de  Dios. El salmista sabe que  Dios tiene poder sobre toda su creación, aun sobre las galaxias más lejanas. A la vez, este mismo  Dios se interesa en cada uno de sus hijos. Me favorece (gamar, “terminar” o “completar”) se traduce cumplirá su propósito en mí en el Job 138:8.

Enviará; su cualidad de Altísimo no anula el cuidado que  Dios brinda a cada persona. Misericordia o “amor” y verdad (que a veces pueden traducirse como “fidelidad”) se usan juntas muchas veces, especialmente para mostrar la relación especial que  Dios tiene con su pueblo.

Los enemigos, el lamento

El versículo  4 explica gráficamente la terrible persecución que sufre el salmista, pero en medio del peor peligro el salmista ejerce su fe en  Dios y le alaba. Seas exaltado es semejante a santificado sea tu nombre del Padrenuestro; es un grito de victoria y a la vez un arma contra el enemigo. El versículo  6 sigue explicando las acechanzas del enemigo. Pero, como a menudo sucede, los malos caen en sus propias trampas.

Alabanza por la victoria

La estrofa es un cántico de alabanza. En el versículo  6, los enemigos quieren doblegar su alma, pero el salmista está firme en su fe. Cómo lo hizo con Josué,  Dios pide a cada creyente que esté firme en la fe aun frente a peligros, amenazas y maldades. El resultado es alabanza.

Despierta es un automandato. La fe va creciendo; el salmista piensa en quien es  Dios; decide confiar en él; también se autoexhorta a ejercer más la fe cuando alaba a  Dios. Normalmente los hombres esperan que el alba les despierte, pero el salmista está tan deseoso de alabar que con su canto despertará al alba. Nótese el uso de figuras: el alba es un fenómeno natural que aquí está personificado.

El que experimenta la victoria de  Dios quiere que los pueblos y las naciones también conozcan y glorifiquen a  Dios. En el versículo  10 se usa misericordia y verdad de nuevo, esta vez en líneas paralelas.

El estribillo del versículo  5 se repite destacando la confianza y la victoria. El salmista desea la gloria de  Dios:

a) porque ama a  Dios,
b) para que otros le conozcan, y
c) porque  Dios usa la alabanza para destruir la oposición.

Se mencionan los cielos y la tierra. Como la historia de los dos está entretejida, también la gloria de  Dios estará sobre todo.

Una secuela inesperada Job 57:1-11

1.     La acusación falsa
2.     La condenación injusta
3.     La lamentación inútil
4.     El perdón inmerecido
5.     La conversación sorprendente
6.     La convicción profunda

    Páginas: 1 2 3

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…