Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 51: Oración de arrepentimiento

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 51:17  Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.

El sacrificio ritual, o cualquier otra manifestación externa de religiosidad, sin un cambio de actitud en lo íntimo del espíritu , no es suficiente como verdadero arrepentimiento.

Dios quiere un espíritu quebrantado y un corazón contrito. Nunca complacerá a Dios mediante acciones externas, por muy buenas que sean, si la actitud interna de su corazón no es correcta. ¿Tiene una actitud de remordimiento por su pecado? ¿Tiene la intención sincera de apartarse del pecado? Dios se agrada de esta clase de humildad.

Salmo 51:18  Haz bien con tu benevolencia a Sion; edifica los muros de Jerusalén.

Salmo 51:19  Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto y el sacrificio perfecto; entonces se ofrecerán novillos sobre tu altar.

Este es el más conocido de los salmos penitenciales. En la Biblia hebrea el título ocupa dos versículos (esto explica la diferente numeración en versiones).

Algunos dudan que el Salmo fuera escrito por David y piensan que el título fue agregado mucho después de la composición del Salmo. Sin embargo, no hay buenas razones para dudar que este Salmo surgiera de la experiencia de David como explica el título, aunque el título fuera agregado luego para explicar su origen.

Esta experiencia de un Ilamado profético, de Natán, y el arrepentimiento de David conlleva una gran enseñanza sobre la ética bíblica. En otros pueblos antiguos el rey podía hacer lo que quería. Si quería una mujer, podía matar al esposo para conseguirla, y quedaba impune. Es lo que Abraham temió cuando fue a Egipto. Los pueblos tenían una doble norma; los reyes podían quitar la vida de sus súbditos; podían tener muchas mujeres; podían tomar cualquier propiedad, aun a costa de otros ciudadanos; y quedaban impunes, mientras el pueblo tenía que vivir bajo otra ética. Pero en Israel el rey debía vivir bajo las mismas normas éticas que Dios había dado. Es difícil imaginar que en alguna otra nación antigua un profeta confrontara al rey referente a la ética de sus hechos, como hizo Natán. Pensamos que nosotros no caeríamos en tales dobles normas, pero en la práctica nuestra cultura tiende a aceptar que algún rico o político puede hacer injusticia; o si uno es pobre, está bien robar un poquito de su amo.

Confesión

Este Salmo está Ileno de enseñanzas teológicas. Nótese lo que hace el salmista en este párrafo: pide perdón, pide limpieza, reconoce su pecado, confiesa su pecado, reconoce su naturaleza mala y ve que Dios va al fondo del asunto.

Se destaca la misericordia de Dios con el uso (en el versículo  1) de tres palabras paralelas: Ten piedad es jen  que habla de favor y gracia; misericordia es jesed  que se usa tanto para el amor y misericordia de Dios en el pacto con su pueblo; y compasión es rajam  que habla de compasión y ternura.

Asimismo el salmista usa tres palabras paralelas de limpieza : borra es majah que se usa para borrar una deuda acumulada; lávame es cabas que es lavar por fricción; y límpiame es rajats que significa enjuagar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Compromiso cristiano

Un hombre que llegó tarde al templo, preguntó al ujier que estaba en la puerta: —¿Ha terminado ya el servicio? —No —respondió el ujier—, se

Artículo Completo