Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Salmo 42: Anhelo por la presencia de Dios

Salmo 42:7 Un abismo llama a otro abismo a la voz de tus cascadas; todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.

Salmo 42:8 De día mandará el SEÑOR su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo; elevaré una oración al Dios de mi vida.

Salmo 42:9 A Dios, mi roca, diré: ¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué ando sombrío por la opresión del enemigo?

Olvidado : Los sentimientos de angustia batallan contra los hechos de la fe, y se fortalecen con las embarazosas preguntas de los enemigos.

Salmo 42:10 Como quien quebranta mis huesos, mis adversarios me afrentan, mientras me dicen todo el día: ¿Dónde está tu Dios?

Salmo 42:11 ¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez. ¡El es la salvación de mi ser, y mi Dios!

El postrer curso de acción ante cualquier conflicto es esperar que termine, no importa cuán desolador pueda ser su resultado.

Anhelo por la presencia de dios

Los Salmos 42 y 43 constituyen una unidad literaria; esto es evidente por el mismo estribillo, el mismo estilo, la misma situación y las repeticiones. Podemos dividir el Salmo 42 en dos estrofas: en la primera el agua simboliza la vida, en la segunda el agua tiene que ver con la muerte.

Este Salmo empieza el Segundo Libro de Salmos que son salmos “elohistas”, es decir, se usa casi siempre elohim, “Dios”, en vez de Jehová (elohim 164 veces; Jehová 30 veces). Los siete primeros Salmos de este grupo (contando 42 y 43 como un salmo) son de los hijos de Coré, familia de músicos y siervos en el templo.

Anhelo de Dios y recuerdos

El salmista aparentemente está desterrado y se siente alejado de Dios. Está en un lugar montañoso y seco (al este del Jordán, la parte al norte). Compara su ansia por la comunión con Dios con lo que siente el venado cuando no puede encontrar agua. Esta manera tan sincera e intensa de expresar su anhelo de mayor comunión con Dios sólo puede surgir de una persona de fe profunda en Dios. El creyente verdadero siempre anhela comunión con Dios.

El Dios vivox es la fuente de agua viva. Uno que ha experimentado el gozo de la comunión con Dios, nunca estará satisfecho sin esta comunión. Cuando algo la interrumpe el creyente siente tristeza. Alimento o “pan de lágrimas” es una expresión de mucho dolor; y el dolor se agrava porque los incrédulos se burlan.

El salmista, agobiado por el sufrimiento y las dudas, vuelve a pensar en su experiencia pasada de la presencia y el poder de Dios. Recuerda sus experiencias de adoración y comunión junto con el pueblo de Dios; él mismo había sido activo en dirigir a otros. Tales recuerdos aumentan su nostalgia y le dan esperanza.

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.