Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 41: Súplica individual desde el lecho del dolor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Lamento del enfermo abandonado

El salmista, que bien pudo ser David, reconoce que su enfermedad viene por su propio pecado. La Biblia enseña que Dios permite pruebas a sus hijos; no son todas por causa del pecado. Pero el creyente debe siempre examinarse.

Mis enemigos; nótese el contraste con Pero tú en el versículo 10. Como en el Salmo 40, los enemigos se aprovechan de la crisis para hacerle más daño al salmista. Ellos quieren su destrucción, su muerte. Se juntan los malos contra el siervo de Dios; creen que seguirá peor, esperan y predicen tal cosa.

Aun mi amigo íntimo. Jesús vio en esta experiencia del salmista una prefigura de su propia experiencia de la traición de Judas. Cuando una persona está en crisis, aun el amigo a quien ha ayudado puede volverse en su contra. Es el peor sufrimiento y así sufrió Jesús.

Oración de confianza

Pero tú, en contraste con los enemigos Dios tiene compasión del débil y del necesitado, y quiere que sus hijos tengan la misma actitud. He aquí la razón por incluir los versículos 1-3.

Les daré su merecido es diferente de otros salmos donde el salmista siempre deja la venganza en manos de Dios. Pero si el salmista era David, y si como rey legítimo fue destronado por una rebelión injusta, se puede ver por qué se incluye aquí.

En el versículo 11, el salmista pide una muestra del agrado de Dios sobre su vida: que el enemigo no gane sobre él. Así también el creyente puede pedir la sanidad y la victoria sobre los poderes malignos que son enemigos de Dios.

En el versículo 12, el salmista reafirma su comunión con Dios y reconoce que es Dios el que sustenta esta relación. Da crédito y gloria a Dios por esta comunión.

Doxología

No sabemos si esta linda doxología fue una parte original del Salmo o si fue agregada para terminar este Primer Libro de Salmos. Cada uno de los cinco libros termina con una doxología.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Qué bueno

Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno». Pasó que un día andando de cacería, el

Artículo Completo

Evangelio según Marcos

Marco histórico: El Imperio Romano bajo Tiberio César. El Imperio, donde se hablaba un solo idioma, contaba con un excelente sistema de transporte y comunicaciones. Además estaba

Artículo Completo

Las olas de la vida

Un muchacho se hizo un barquito de madera y salió a probarlo en el lago, pero sin darse cuenta, el botecito impulsado por un ligero viento fue

Artículo Completo