Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 41: Súplica individual desde el lecho del dolor

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Cómo refrenar la lengua

Muchos pecados tienen que ver de alguna forma con la maledicencia. La disciplina y las decisiones correctas dan como fruto la sana conversación. Muy fácilmente hablamos demasiado, con mucha dureza y libertad. Hablar menos y más cuidadosamente traerá como resultado una disminución del pecado.
Habla sólo lo recto. Comprométete a hablar de las cosas de Dios.
No te quejes cuando estés en dificultades o problemas. Clama a Dios. Confía en que el Señor te escuchará y responderá.
Sé cuidadoso con tus palabras. Conoce que la recta conversación trae consigo la promesa de una larga vida.

Desde el lecho de dolor

Este Salmo, como varios otros, contiene varios estilos. La primera parte es una enseñanza sapiencial. La segunda parte es una súplica o lamento y la última una acción de gracias y alabanza. Todo el Salmo también puede considerarse un salmo de acción de gracias del salmista después de haber sido sanado por Dios. Otros salmos semejantes de enfermos son el 38 y el 6.

Bendición para los misericordiosos

Bienaventurado

En los Salmos se encuentran 13 otras bienaventuranzas semejante. Aquí es bienaventurado el que se preocupa del pobre.

Los verbos librará, guardará, etc. podrían ser o futuros o subjuntivos. Como futuros son promesas para el que se preocupa por los débiles. Son seis las promesas en los versículos 1 al 3.

Lo que se pregunta es: ¿por qué se incluye este tema con la súplica del salmista enfermo? Se han dado varias respuestas. El salmista quiere mostrar el contraste con la actitud de los enemigos de Dios; ellos se aprovechan para hacer más daño al débil. También quiere enseñar a sus oyentes que se preocupen de otros que caigan en la misma situación que él describe en los versículos 4-9. Algunos sugieren que un sacerdote hubiera dado esta enseñanza al principio de la súplica, quizá con la implicación que el que estuvo enfermo recibió la misericordia de Dios porque él había sido misericordioso con otros. Por cierto, la combinación de temas aquí señala que no debemos ver ninguna incompatibilidad entre la adoración y la preocupación social.

Tú transformarás… La frase es difícil de traducir; literalmente dice: “Todo su lecho, lo cambias (o cambiaste) en su enfermedad.” Algunos piensan que es una metáfora de Dios como un enfermero que cuida al enfermo; pero es preferible tomar el sentido “lo restaurarás de su lecho de enfermedad”.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La frisa

Un día un viejito se sentía solo y fue con su hijo que estaba casado y tenía un hijo de 5 años para pedirle que

Artículo Completo