Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 41: Súplica individual desde el lecho del dolor

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Pasos hacia una devoción dinámica

Estar junto a Dios constantemente da lugar a cambios permanentes en nuestras vidas. Intentos no sinceros en este sentido conducen a una devoción dividida. Aquellos que convierten su devoción a Dios en un objetivo prioritario son quienes conocen la devoción verdadera.
Practica la meditación regular en la Biblia. Deléitate en las Escrituras y deja que ellas te guíen.
Busca al Señor en la mañana. Espera en él para que hable a tu corazón y a tu espíritu.
Prioriza la adoración privada y colectiva.
Da gracias a Dios todos los días por su revelación, su voluntad y sus promesas para ti en su Palabra.
Haz que el tiempo que pasas con Dios y con su pueblo constituya tu deleite y lo más importante para ti en la vida.
Testifica regularmente de las bondades de Dios.
Escoge vivir una vida de disciplina y obediencia como siervo de Dios.

Lecciones clave en la fe

La gente de Dios debe confiar plenamente en que la Palabra de Dios es verdadera y que él siempre actúa de acuerdo con ella. Cada situación que enfrentamos es una oportunidad para confiar en Dios en lugar de en nuestras propias inclinaciones. La fe involucra un elemento de riesgo, pero siempre rinde los más ricos beneficios.
Escoge creer que el Señor no te abandonará nunca si crees en él.
Conoce que la Palabra de Dios ha sido probada. Y es absolutamente confiable.
Confía en el cuidado pastoral de Jesús. él te sostendrá y protegerá; además, restaurará tu vida.
Cree en el Señor para alcanzar justicia, no la busques tú mismo.
Dedícale conscientemente todos tus planes diariamente al Señor. No presumas que su ayuda llegará si no lo invitas a hacerlo.

Pasos para enfrentar el pecado

Enfrentarse de forma adecuada al pecado supone que permitamos a la Palabra de Dios examinar nuestro corazón. Ocultar el pecado e intentar esconder sus consecuencias da lugar a sentimientos de angustia y a menudo a mayores pecados. Acepta lo que Dios dice sobre la conducta pecaminosa, aléjate de ella, y el perdón gratuito de Dios hará el resto.
Deja que la Palabra de Dios te examine y corrija. Comprende que haciendo eso te mantendrás alejado del pecado.
Confiésate y abandona el pecado y la rebelión. Recibe el perdón de Dios. Comprende que Dios también olvida.
Reconoce y confiesa el pecado. Comprende que Dios desea perdonarte y restaurarte, pero no tomes a la ligera el perdón divino.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Celebremos al Niño

¿Por qué celebramos el nacimiento de Jesús de una forma tan diferente a como celebramos otros nacimientos? Cuando se trata de honrar a figuras históricas

Artículo Completo