Salmo 40: Súplica individual y accion de gracias

Salmo 40 Pacientemente esperaré en el Señor

Salmo 40:1  Alabanza por la liberación divina[a] (Salmo 70.1-5) Al músico principal. Salmo de David Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí y oyó mi clamor,

Esperar la ayuda de Dios no es fácil, sin embargo David recibió cuatro beneficios por hacerlo:

(1) Dios lo sacó de la desesperación,
(2) colocó sus pies sobre peña,
(3) enderezó sus pasos, y
(4) puso un cántico nuevo de alabanza en su boca.

A menudo las bendiciones no pueden recibirse a menos que pasemos por la prueba de la espera.

Salmo 40:2  y me hizo sacar del pozo de la desesperación,[b] del lodo cenagoso;[c] puso mis pies sobre peña
y enderezó mis pasos.

Salmo 40:3  Puso luego en mi boca cántico nuevo,[d] alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos y temerán, y confiarán en Jehová.

Salmo 40:4  ¡Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza y no mira a los soberbios ni a los que se desvían tras la mentira![e]

No mira : Quiere decir «no imita», ni se acerca a ellos en busca de ayuda o compañía.

Salmo 40:5  Has aumentado, Jehová, Dios mío, tus maravillas y tus pensamientos para con nosotros. No es posible contarlos ante ti. Aunque yo los anunciara y hablara de ellos, no podrían ser enumerados.

Salmo 40:6  Sacrificio y ofrenda no te agradan;[f] has abierto mis oídos;[g] holocausto y expiación no has demandado.

El autor de Hebreos aplica estos versículos a Jesús para demostrar que su sacrificio en la cruz reemplazaría de una vez por todas el holocausto que año tras año se ofrecía en el templo. «Sacrificio y ofrenda no te agrada». Los rituales religiosos en los días de David incluían el sacrificio de animales en el tabernáculo. David dice que estos actos carecían de significado a menos que se hicieran por las debidas razones. En la actualidad, a menudo llevamos a cabo rituales como ir a la iglesia, tomar la comunión o diezmar. Estas actividades están vacías si nuestras razones para hacerlas son egoístas. Dios no quiere esos sacrificios y ofrendas sin una actitud de entrega a El. El profeta Samuel le dijo al rey Saúl: «El obedecer es mejor que los sacrificios». Asegúrese de obedecer y servir siempre a Dios que es lo que El desea.

Salmo 40:7  Entonces dije: «He aquí, vengo; en el rollo del libro está escrito de mí;

Salmo 40:8  el hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu Ley está en medio de mi corazón».[h]

«El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado». Jesús manifestó esta actitud de obediencia y servicio a Dios. En realidad vino como los profetas predijeron, proclamando las buenas nuevas de la justicia de Dios y su perdón por los pecados. Los versículos 6-8 también se citan en Hebreos 10:5-10 aplicándolos a Jesús.

Compártelo con tus redes

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte