Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 37: El justo descansa en Jehová

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 37:1  El camino de los malos[a] Salmo de David No te impacientes a causa de los malignos ni tengas envidia de los malhechores,

Este es un salmo acróstico donde cada par de líneas comienza con una letra del alfabeto hebreo. Está escrito para los seres humanos, no para Dios, y compara el estilo de vida de los malvados e impíos con el de los justos. Nunca deberíamos envidiar al malvado, aun cuando algunos quizás sean muy populares o excesivamente ricos. No importa cuánto tengan, se debilitarán y desaparecerán como la hierba que se corta y se seca. Los que siguen a Dios viven de manera diferente a los malvados y, al final, tendrán tesoros mayores en el cielo. Lo que los incrédulos obtienen puede durar lo mismo que la vida, si tienen suerte. Lo que usted obtiene al seguir a Dios perdura para siempre.

Salmo 37:2  porque como la hierba serán pronto cortados y como la hierba verde se secarán.[b]

Salmo 37:3  Confía en Jehová y haz el bien; habitarás en la tierra y te apacentarás de la verdad.

Se menciona ocho veces habitarás en la tierra , o heredarás la tierra, a fin de mostrar a los judíos justos que su futuro está asegurado.

Salmo 37:4  Deléitate asimismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón.[c]

corazón, leb: Corazón, intelecto, conciencia, mente, lo más íntimo de la persona, sus sentimientos, sus pensamientos más profundos, el yo. Como sucede en la mayoría de los idiomas occidentales, el concepto hebreo de «corazón» se refiere tanto al órgano físico como a los anhelos de la persona. Quizá el uso más noble de leb se encuentre en Deuteronomio 6:5, donde se manda a Israel a amar a Jehovã con todo el corazón (Jesús hizo énfasis en este postulado;. En Jeremias 17:9 se asevera que el corazón humano puede ser la cosa más engañosa en el mundo, pero el versículo 10 muestra que nuestro Protector todavía puede escudriñar lo que se esconde en nuestros corazones.

Salmo 37:5  Encomienda a Jehová tu camino, confía en él y él hará.[d]

David nos llama a deleitarnos en el Señor y a entregarle todo lo que tenemos y hacemos («tu camino»). Pero, ¿cómo hacemos esto? Deléitate significa experimentar gran placer y gozarse en la presencia de alguien. Esto sucede únicamente cuando conocemos muy bien a esa persona. Por lo tanto, para deleitarnos en el Señor, debemos conocerle mejor. El conocimiento de su gran amor por nosotros nos dará deleite.

Encomienda significa confiarle todo al Señor: vida, familia, trabajo y posesiones, para su control y dirección. Encomendarnos al Señor significa confiar y creer que El cuidará de nosotros mejor de lo que nosotros pudiéramos hacerlo. Deberíamos estar dispuestos a esperar con paciencia para que El haga lo que es mejor para nosotros.

Salmo 37:6  Exhibirá tu justicia como la luz y tu derecho como el mediodía.

Salmo 37:7  Guarda silencio ante Jehová y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace lo malo.

El creyente que espera en el Señor no tiene nada que temer ni nada que envidiar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

En la parada del autobús

Una compañía estaba buscando nuevos ejecutivos y le hizo la siguiente pregunta escrita a casi doscientos candidatos de ambos sexos y les pidió la respuesta por escrito:

Artículo Completo

Un suave estruendo

Había una vez un hombre que desafió a Dios para ver si de Él recibía alguna respuesta. «¡Dios, arde la zarza como hiciste con Moisés y te

Artículo Completo

La esposa de Dios

Un niño de 10 años, descalzo y temblando de frío, apuntaba a través de la vitrina de una zapatería. Una señora se acerco al niño y le

Artículo Completo