Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 35: Suplica individual: clamor del calumniado

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 35:11  Se levantan testigos malvados; de lo que no sé me preguntan.

Salmo 35:12  Me devuelven mal por bien, para afligir a mi alma.

Salmo 35:13  Pero yo, cuando ellos enfermaron, me vestí con ropas ásperas; afligí con ayuno mi alma y mi oración se volvía a mi seno.

Cilicio : Una vestimenta utilizada para guardar luto y mostrar simpatía por aquellos que sufren. Como pago, David fue objeto de ingratitud y traicionado. David se entristeció porque su oración «se volvía» a él. Al parecer, su oración no se había contestado. Cuando nuestra liberación se retrasa, es fácil suponer que Dios no contesta nuestras oraciones. Dios escucha cada oración, pero contesta de acuerdo a su sabiduría. No permita que la ausencia de una respuesta inmediata lo lleve a dudar ni a resentirse contra Dios. En su lugar, hágalo una ocasión para que su fe se arraigue.

Salmo 35:14  Como por mi compañero, como por mi hermano andaba; como el que trae luto por madre, enlutado me humillaba.

Salmo 35:15  Pero ellos se alegraron en mi adversidad, y se juntaron; se juntaron contra mí gentes despreciables y yo no lo entendía;[d] me despedazaban sin descanso;

Salmo 35:16  como aduladores, escarnecedores y truhanes, crujieron contra mí sus dientes.[e]

Crujieron : La reputación de David fue hecha trizas por calumnias injustas.

Salmo 35:17  Señor, ¿hasta cuándo verás esto? Rescata mi alma de sus destrucciones, mi vida de los leones.

Salmo 35:18  Te confesaré en la gran congregación; ¡te alabaré en medio de numeroso pueblo![f]

Salmo 35:19  No se alegren de mí los que sin causa son mis enemigos, ni los que me odian sin causa[g]  guiñen el ojo,[h]

Salmo 35:20  porque no hablan paz y contra los mansos de la tierra piensan palabras engañosas.

Salmo 35:21  Ensancharon contra mí su boca; dijeron: «¡Con nuestros ojos lo hemos visto!».

Salmo 35:22  ¡Tú lo has visto, Jehová! ¡No calles! ¡Señor, no te alejes de mí!

Salmo 35:23  ¡Muévete y despierta para hacerme justicia, Dios mío y Señor mío, para defender mi causa!

El Hijo de David, Jesús, quien también fue falsamente acusado, invocó al igual la justicia divina, y advirtió a quienes se alegraban de sus males, que el juicio de Dios caería sobre ellos. David clamó a Dios para que lo defendiera cuando lo acusaron injustamente. Si a usted lo están acusando injustamente, quizás su reacción natural sea la de atacar con fiereza en venganza o planear una defensa detallada para cada uno de sus movimientos. En vez de eso, pida a Dios que pelee su batalla. El limpiará su nombre ante los ojos de quienes realmente importan.

Salmo 35:24  Júzgame conforme a tu justicia, Jehová, Dios mío, ¡que no se alegren de mí!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Una luz de esperanza

En diciembre de 1914, se acercaba un durísimo día de Navidad, y las tropas británicas y alemanas se enfrentaban a través de un angosto trecho

Artículo Completo

Hay esperanza

Leslie Weatherhead narró una historia de esperanza en medio de los días obscuros de la Segunda Guerra Mundial y de los bombardeos relámpagos de los

Artículo Completo