Salmo 34: La resolución de alabar a Dios

Salmo 34:10  Los leoncillos[e] necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

Al principio, quizás cuestionemos la veracidad de esta declaración de David porque carecemos de muchas cosas buenas. Esta no es una promesa general de que todos los cristianos tendrán todo lo que quieran. Por el contrario, es la alabanza de David por la bondad de Dios: todos los que clamen a Dios en su necesidad recibirán respuesta, a veces de maneras sorprendentes.

Recuerde, Dios sabe lo que necesitamos. Nuestras necesidades más profundas son espirituales. Si bien muchos cristianos se enfrentan a una pobreza insoportable y a numerosas penurias, se sienten fortalecidos por su rica comunión con el Señor. David dice que al tener a Dios, tenemos todo lo que necesitamos. Con Dios es suficiente.
Si usted siente que no tiene todo lo que necesita, pregúntese:

(1) ¿Es esto realmente una necesidad?
(2) ¿Es esto realmente bueno para mí?
(3) ¿Es este el mejor momento para tener lo que deseo? Aunque responda sí a las tres preguntas,

Dios puede permitir que no lo tenga para ayudarlo a crecer más en su dependencia hacia El. Quizás quiera enseñarle que lo necesita a El más que a sus deseos inmediatos.

Salmo 34:11  Venid, hijos, oídme; el temor de Jehová os enseñaré.

Salmo 34:12  ¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos días para ver el bien?

Salmo 34:13  Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño.

Salmo 34:14  Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela.

La Biblia a menudo relaciona el temor a Dios (amor y reverencia a El) con la obediencia. «Teme a Dios, y guarda sus mandamientos». «El que no me ama, no guarda mis palabras». David dijo que la persona que teme a Dios no miente, se arrepiente de sus pecados, hace lo bueno y busca la paz. La reverencia es mucho más que sentarse y guardar silencio en la iglesia. Involucra obedecer a Dios en nuestra forma de hablar y en la manera en que tratamos a otros.

De alguna manera pensamos que la paz debe llegarnos sin ningún esfuerzo. Pero David explicó que debemos buscar y seguir la paz. Pablo repitió este pensamiento en Romanos 12:18. Una persona que quiere paz no puede andar en altercados ni contenciones. Ya que las relaciones pacíficas surgen de nuestros esfuerzos por hacer la paz, trabaje duro para vivir cada día en paz con los demás.

Salmo 34:15  Los ojos de Jehová están sobre los justos y atentos sus oídos al clamor de ellos.

Salmo 34:16  La ira de Jehová está contra los que hacen mal, para eliminar de la tierra la memoria de ellos.[f]

Esto es citado por el apóstol Pedro en las recomendaciones de su carta a los creyentes cristianos

Salmo 34:17  Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…