Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 29: Un himno a Jehová, poderoso sobre la tormenta

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 29:1  Salmo de David. Tributad al Señor, oh hijos de los poderosos, tributad al Señor gloria y poder.

En la descripción de la tormenta no se evidencian los temores supersticiosos característicos de las culturas paganas, ni se identifica a Dios con los rayos y truenos, tal cual sucede en las religiones politeístas; aquí Dios está por encima y sobre la naturaleza, gobernándola por medio de su voz , como en el relato de la creación.

Salmo 29:2  Tributad al Señor la gloria debida a su nombre; adorad al Señor en la majestad de la santidad.

Salmo 29:3  Voz del Señor sobre las aguas. El Dios de gloria truena, el Señor está sobre las muchas aguas.

Salmo 29:4  La voz del Señor es poderosa, la voz del Señor es majestuosa.

Salmo 29:5  La voz del Señor rompe los cedros; sí, el Señor hace pedazos los cedros del Líbano;

Salmo 29:6  y como becerro hace saltar al Líbano; y al Sirión como cría de búfalo.

Saltar : El salmista se refiere poéticamente a un terremoto, que en la cordillera del Líbano y en el monte Sirión (monte Hermón) quiebra enormes árboles, los poderosos cedros, como si fueran débiles ramas.

Los cedros del Líbano eran árboles gigantescos. Podían llegar a alcanzar hasta 34 m de altura y 9 m de circunferencia. Una voz que pudiera derribar los cedros del Líbano tenía que ser una voz verdaderamente poderosa: la voz de Dios. Sirión es el monte Hermón. Todo aquello que impresionaba a la gente estaba bajo el completo control de Dios.

Salmo 29:7  La voz del Señor levanta llamas de fuego.

Este salmo se recita tradicionalmente en las sinagogas el día de Pentecostés y alude al fenómeno narrado en Hechos

2:1-4 : viento recio y llamas de fuego

Salmo 29:8  La voz del Señor hace temblar el desierto; el Señor hace temblar el desierto de Cades.

Salmo 29:9  La voz del Señor hace parir a las ciervas, y deja los bosques desnudos, y en su templo todo dice: ¡Gloria!

El estruendo desgaja las encinas, pero el templo de Dios es un lugar tranquilo y seguro donde todo proclama su gloria.

Salmo 29:10  El Señor se sentó como rey cuando el diluvio; sí, como rey se sienta el Señor para siempre.

A lo largo de la historia, Dios ha revelado su poder por medio de milagros majestuosos sobre la naturaleza, tales como el gran diluvio (Génesis 6-9). Dios promete continuar revelando su poder. Pablo nos exhorta a que comprendamos cuán grande es el poder de Dios. El mismo poder que levantó a Cristo de los muertos está disponible para ayudarnos en nuestros problemas diarios. Cuando se sienta débil y limitado, no se desespere. Recuerde que Dios puede darle fuerza. El poder que controla la creación y que levanta a los muertos está a su disposición.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dale vida a tus sueños

¿Cuántas veces te has dicho que no puedes? ¿Cuántas veces has dejado de lado tus más preciados sueños buscando refugio en frágiles excusas? Te mereces

Artículo Completo

Amor de lagartija

Las casas de los japoneses tienen, normalmente, un espacio hueco entre las paredes de madera. Mientras cierta persona echaba abajo los muros de su casa,

Artículo Completo