Salmo 28: Suplica individual y alabanza por la respuesta

1. Clamor para que Dios escuche

A ti, el salmista clama a un Dios personal que se interesa personalmente en su vida. Es una tremenda verdad bíblica que el Dios que creó todo el universo escucha personalmente la oración de cada uno que clama a él.

Roca mía significa una base firme de confianza. Es claro que el salmista ya ha tenido una relación establecida con Dios. Pero el silencio de Dios le preocupa. Teme perecer con el mismo juicio que vendrá sobre los malos. También teme que si Dios no contesta pronto, él caerá en los errores de los malos. Es la respuesta de Dios a sus clamores la que mantiene a los creyentes en el camino.

Alzo mis manos, puede indicar varias actitudes en la oración. Aquí es la súplica o clamor. El clamor incluye las emociones y la manifestación de ellas.

2. Clamor por justicia

A menudo, en los salmos, se mezcla la petición con la imprecación. De nuevo el salmista pide que él no caiga bajo el juicio que merecen los impíos. Hablan de paz, pero…, la médula de su maldad es su corazón engañoso.

Dales… dales… ¡dales…!. El salmista pide que Dios haga justicia a los enemigos. El versículo 5 indica que son enemigos de Dios. Nótese quiénes son los enemigos de Dios: los que no toman en serio su responsabilidad con Dios. La raíz de su maldad es sencillamente hacer caso omiso de Dios.

3. La respuesta a la súplica

El salmista siempre está seguro de que Dios le escucha. Aquí no es claro si lo escribe cuando ya experimentó su liberación, o si está tan seguro, por la fe, que le agradece a Dios anticipadamente. Lo cierto es que lo primero que hace es alabar a Dios por la respuesta. Explica el desarrollo de su experiencia: clamor, ayuda, gozo, alabanza.

4. Compartiendo la bendición

El Salmo termina con el deseo de compartir esta experiencia con todo el pueblo de Dios. (Esta estrofa podría haber sido agregada después para su uso en el culto.) Este es el creyente, que en su propia vida experimenta la verdad bíblica: Todo aquel que cree en él no será avergonzado, y quiere que todos los demás experimenten lo mismo.

La última petición contiene cuatro verbos imperativos: salva, bendice, pastoréalos y enaltécelos (o “llévalos”). El último verbo significa “alzar” y “llevar”; en Deuteronomio 1:31 : como trae un hombre a su hijo, y en Éxodo 19:4 : levantado… sobre alas de águilas. Ciertamente es Dios que sustenta a su pueblo y también lo enaltece.

    Páginas: 1 2

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…